(Reuters).- El número de estadounidenses que presentaron nuevas solicitudes de subsidios por desempleo cayó más de lo previsto la semana pasada, lo que sugiere que el permaneció sobre una base sólida, pese a la desaceleración del crecimiento económico y un desplome de los mercados bursátiles.

Los pedidos iniciales de beneficios estatales por desempleo cayeron en 16.000, a una cifra desestacionalizada de 269,000, para la semana que terminó el 6 de febrero, dijo hoy el Departamento del Trabajo de . El dato de la semana previa no fue revisado.

Economistas consultados en un sondeo de Reuters proyectaban que las solicitudes de subsidios por desempleo caerían a 281,000 la semana pasada.

La caída de la semana pasada llevó a los pedidos a cerca de sus mínimos post recesión cercanos a 256,000, lo que apunta a una tasa de despidos muy baja, pese a la incertidumbre sobre el panorama económico y la agitación en los mercados bursátiles.

Los mercados financieros estadounidenses no reaccionaron mayormente al dato, ya que los operadores observaban con nerviosismo el desplome de los precios del petróleo. Las acciones estadounidenses caían y los rendimientos de los bonos del Tesoro de Estados Unidos se desplomaron a niveles no vistos desde 2012.

El promedio móvil de cuatro semanas para nuevas solicitudes, considerado una mejor medición de las tendencias del mercado laboral debido a que elimina la volatilidad semanal, bajó en 3,500, a 281,250, la semana pasada.

La presidenta de la Reserva Federal, , remarcó la fortaleza del mercado laboral ayer en un testimonio ante legisladores estadounidenses, pero dijo que el endurecimiento de las condiciones del mercado financiero y la incertidumbre con presentan riesgos a la economía local.

El reporte de solicitudes mostró que el número de personas que aún recibe beneficios tras una semana inicial de ayuda bajó en 21,000, a 2.24 millones, en la semana que terminó el 30 de enero. El promedio móvil de cuatro semanas de los llamados pedidos continuos cayó en 6,250, a 2.25 millones.