Washington (Reuters).- Los precios al consumidor en Estados Unidos permanecieron estables en noviembre, pero un repunte en la tasa anual de inflación desde un mínimo de cuatro años probablemente dará a margen para comenzar a recortar su plan de estímulo monetario.

El informó que su Índice de Precios al Consumidor (IPC) fue contenido el mes pasado por un retroceso en los valores de la gasolina y el gas natural, luego de una caída de un 0.1% en octubre.

En los 12 meses registrados hasta noviembre, subió a un 1.2%. En octubre había registrado un incremento de un 1.0%, el menor incremento desde el mismo mes del 2009.

Economistas encuestados por Reuters esperaban un incremento de un 0.1% en los precios al consumidor en noviembre y un alza de un 1.3% con respecto a un año atrás.

Descontando los volátiles sectores de energía y alimentos, el denominado IPC subyacente subió un 0.2% tras ganar un 0.1% durante tres meses consecutivos.