En medio de la , España sigue sufriendo los estragos de una que ha dejado 390,000 casas vacías, justamente aquellas que fueron construidas entre 1997 y 2007. Este año, se espera que el país termine con más de 180,000 familias desalojadas, según informó la asociación Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH).

Ada Colau, representante de la PAH, dio declaraciones a sobre esta situación. Denunció que en la época del crecimiento inmobiliario, el "facilitó crédito irresponsable". También señaló que la legislación actual protege a los bancos en lugar de las personas que pierden su trabajo y no pueden pagar sus préstamos.

La PAH se encuentra recolectando firmas para presentar una iniciativa legislativa que propone, entre varios puntos, la suspensión de los desalojos durante la crisis, así como la asignación de viviendas desocupadas para alquileres sociales. "Hay que tratar a la vivienda como un derecho", dijo Colau.

Pobreza aumentaCáritas, organización que agrupa entidades caritativas, registró un aumento del 174.2% en las personas atendidas desde 2007 hasta 2011 en el servicio de acogida y atención, 3,5 veces mayor que hace diez años, de acuerdo a BBC Mundo.

El problema de la vivienda en España se ha vuelto grave al punto en que Cáritas ha destinado un 26% del gasto en ayuda económica íntegramente para este servicio, ocupando el segundo lugar detrás de las demandas de alimentos (39%).