Madrid (Reuters).- El Producto Bruto Interno (PBI) de España continuó la entre abril y junio de este año por noveno trimestre consecutivo, pero a un menor ritmo que en trimestres anteriores gracias a la demanda exterior que compensó en parte la debilidad de la demanda interna, según datos completos divulgados por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Confirmando sus cifras trimestrales preliminares difundidas hace un mes, la oficina española de estadística indicó que la economía se contrajo un 0.1% intertrimestral entre abril y junio de este año, frente a una caída revisada del 0.4% en el trimestre anterior, cuando originalmente anunció una caída del 0.5%.

El INE, que también revisó la serie trimestral desde el 2009, indicó que el PBI comenzó su serie contractiva en el segundo trimestre del 2011 y no en el tercero como había mantenido hasta ahora, lo que sitúa en nueve trimestres la serie contractiva en lugar de ocho.

La mejora intertrimestral de la ha hecho concebir esperanzas de que el país esté en condiciones de abandonar la recesión el próximo trimestre, como ya lo hizo el conjunto de la en el segundo trimestre gracias a las tasas de crecimiento de Francia y Alemania.

"No es descartable que en el segundo semestre del año podamos ver tasas de crecimiento positivas, pero los datos publicados hoy perfilan un escenario de crecimiento muy modesto en el futuro de tal modo que la economía española va a necesitar mucho tiempo antes de ver crecimientos significativos", dijo José Luis Martínez, estratega de Citigroup.

El Gobierno español ha dicho también en distintas ocasiones que el PBI podría abandonar sus cifras negativas intertrimestrales en el próximo trimestre.

En términos interanuales, el PBI cayó un 1.6% en el segundo trimestre desde el -2.0% del primero.

Demanda interna y exportacionesSegún el INE, en el segundo trimestre se produjo una aportación negativa de la demanda nacional, compensada parcialmente por la aportación positiva de la demanda externa.

No obstante, pese a la debilidad del consumo, los datos del segundo trimestre revelan una suavización de su caída.

Todo lo contrario se observa en la construcción, que profundiza en su tasa negativa en el segundo trimestre.

La contribución al crecimiento agregado de la demanda nacional es superior en un punto a la registrada en el trimestre anterior situándose en -3,6 puntos.

Por su parte, la demanda externa reduce su aportación al PBI trimestral en seis décimas respecto al trimestre pasado (2.0 puntos).

El descendió a un ritmo anual del 3.8%, siete décimas menos que el registrado en el primer trimestre del 2013, equivalente a una reducción neta aproximada de 623,000 puestos de trabajo a tiempo completo en un año.

Por otra parte, las horas efectivamente trabajadas bajaron a una tasa anual del 2.3%.

El crecimiento del costo laboral unitario se situó este trimestre en el -2.3%, tres puntos por debajo del deflactor implícito del PBI.