Red Iberoamericana de Prensa Económica_Expansión – España _

En medio del poder que revelan y Adidas, otras empresas empiezan a asomar la cabeza. Es el caso de Under Armour, que crece a marchas forzadas y que está empezando a darse a conocer en el mercado internacional.

Al igual que Microsoft o Apple, Under Armour también fue ideada en un garaje. Fue en el año 1996, en la ciudad de Baltimore. El jugador de fútbol americano universitario Kevin Plank, cansado de que el sudor empapara e hiciera pesada su camiseta, decidió diseñar en casa de su abuela una equipación ligera y con un sistema de transpiración.

Con una inversión inicial de US$ 500, ese mismo año Plank ingresó US$ 17,000. Tan solo un año más tarde, en 1997, pasó a generar US$ 100,000 (un incremento de 588%). A partir de entonces, Under Armour no ha parado de crecer.

Unas cifras espectaculares

Under Armour es hoy una de las compañías con mayor rentabilidad del mundo. Su facturación en el 2013 fue de US$ 2,332 millones y se da por sentado que este año su cifra de ingresos superará los US$ 3,000 millones.

Por otra parte, sus acciones no paran de subir, situándose en la actualidad en los US$ 66. Hay que añadir que en el 2013 su beneficio neto se cifró en US$ 162.3 millones, un 26% más que en el 2012.Según su presidente y fundador, Kevin Plank, se espera que Under Armour supere en el 2016 los US$ 4,000 millones.

Supera a en EE.UU. y crece más que Nike

Pero cuando parecía que estos resultados no podían ser mejores, saltó la sorpresa. Y es que según un informe de Sterne Agee y SportScanInfo, publicado por The Wall Street Journal, Under Armour ha desbancado a Adidas como la segunda marca con mayores ingresos en Estados Unidos en lo que va del año.

Este informe mantiene que las ventas de calzado y ropa deportiva de Adidas han descendido un 23% respecto al año anterior hasta alcanzar los US$ 1,100 millones, mientras Under Armour ha experimentado un crecimiento de 20 puntos, llegando a alcanzar los US$ 1,200 millones de facturación en dicho país.

Es, por tanto, la primera vez que Adidas pierde la segunda plaza de marca de ropa deportiva en Estados Unidos. Por su parte, Under Armour se consolida como una marca de referencia y la preferida, junto con Nike, por los jóvenes norteamericanos, gracias, en parte, a los múltiples acuerdos con las universidades.

La estrategia, los patrocinios

La marca decidió dar un paso más en su expansión empresarial a través de contratos de patrocinio con clubes y jugadores. En Estados Unidos los ejemplos más conocidos son el nadador y atleta con mayor número de medallas en unos Juegos Olímpicos, Michael Phelps; la esquiadora Lindsey Vonn; varias estrellas de la NFL, como Tom Brady, Ray Lewis y Cam Newton, y jugadores de la NBA como Raymond Felton, Kemba Walker o Stephen Curry.

Además, este verano la firma ha protagonizado un culebrón por el patrocinio de otra estrella de la NBA, Kevin Durant, al terminar este su contrato con Nike. Under Armour, consciente de que actualmente controla menos del 1% del mercado de jugadores de la NBA, ofreció a Durant la cifra de US$ 285 millones por 10 años, además de acciones en la empresa para que usara sus modelos de zapatillas.

Nike no tuvo más remedio que contraatacar para no perder a una de sus mayores estrellas y subió su oferta a US$ 300 millones por 10 años de contrato. Finalmente, Durant aceptó la oferta de Nike, pero Under Armour le ha hecho pagar mucho más de lo que tenía previsto, lo que no deja de ser un toque de atención sobre lo que podría ocurrir en el futuro con otros deportistas.

Otrosí digoAmbición. Under Armour está intentando entrar poco a poco a los mercados de Europa, Asia y Latinoamérica. Su proceso de expansión claramente ya se inició. En el Viejo Continente destaca su patrocinio del Tottenham Hotspur, club inglés en el que jugó Gareth Bale y al que paga más de US$ 16.5 millones por temporada.

TAGS RELACIONADOS