(Toromocho, Junín).- El , Jorge Merino, visitó el proyecto Toromocho y anunció allí, junto a representantes de Chinalco, que la mina entrará en producción en diciembre de este año. Y tras el incremento de la producción prevista de 270 mil a 300 mil toneladas de cobre al año, debido a un alza de la inversión de US$ 3,500 millones a US$ 4,820 millones, el a nivel mundial.

De esta manera, confirmó la primicia de Gestión, que la semana pasada adelantó que había aprobado la expansión del proyecto de cobre en Junín, estimando que culmine la construcción de esta etapa en el segundo semestre del 2016.

Merino informó que con la entrada de Toromocho el país estaría a un 50% de alcanzar el nivel de producción de Chile.

Fundición a la vistaTambién sostuvo que la alta tecnología usada por Chinalco en el proyecto podría dar pie a construir una fundición de molibdeno reuniendo a todas las empresas que producen dicho metal.

En una primera etapa, el proyecto Toromocho producirá un millón de toneladas de concentrados de cobre al año, con miras a incrementarlas hasta 1.5 millones de toneladas.

No obstante, también producirá dos productos industriales: 12 mil toneladas de cátodos de cobre y 10 mil toneladas de trióxido de molibdeno al año.

"Este puede ser el primer paso para juntar a todas las demás mineras que producen molibdeno para hacer aquí una fundición de ese metal", previó Merino.

Por su parte, el gerente de la planta concentradora de Toromocho, Adalberto Rivadeneira, argumentó que en otras minas, como Antamina y Southern, solo producen sulfuro de molibdeno, pues no tienen capacidad de darle valor agregado. "Nuestros productos se van directamente a la industria", dijo.