Módulos Temas Día

bayer es solo un caso

The Economist: ¿Por qué tantas grandes empresas alemanas están en problemas?

Bayer es la última firma del DAX que se ve perjudicada por una adquisición de una firma estadounidense.

Bayer Monsanto

Un tribunal de San Francisco condenó a Monsanto a pagar US$ 290 millones de indemnización a Dewayne Johnson, un jardinero que los culpa del cáncer que padece. (Foto: AFP)

El precio de las acciones de Bayer se ha desplomado en un 40% desde su adquisición en junio pasado de Monsanto. (Foto: AFP)

Esto nunca le había pasado a un CEO de una compañía en el índice DAX de las 30 firmas más grandes de Alemania. El 26 de abril, el 56% de los accionistas de Bayer, un conglomerado de productos químicos, censuró a Werner Baumann y su equipo directivo.

La mayoría de los CEO alemanes puede contar con nueve de cada diez accionistas para respaldarlos con votos de confianza no vinculantes. En el 2015, una rebelión de una minoría (39%) de los propietarios de Deutsche Bank, que censuró a Anshu Jain y Jürgen Fitschen, llevó a ambos codirectores ejecutivos a anunciar su renuncia.

Los accionistas de Bayer tienen motivos para amotinarse. El precio de su acción se ha desplomado en un 40% desde su adquisición en junio pasado de Monsanto. Ahora vale menos que los US$ 63,000 millones que pagó por el gigante estadounidense de semillas y productos químicos. Los críticos acusan a Baumann de infectar a una empresa saludable con riesgos legales subestimados relacionados con Roundup, el popular herbicida de Monsanto.

En agosto, un tribunal estadounidense otorgó US$ 289 millones a Dewayne Johnson, un paciente con cáncer terminal que estuvo expuesto a Roundup durante muchos años. En marzo, perdió un caso similar cuando un tribunal de California otorgó US$ 81 millones a una víctima de cáncer.

Además, se está defendiendo de más de 13,000 juicios que alegan (a pesar de previa evidencia científica indicando lo contrario) que Roundup causa tumores. El próximo veredicto está previsto para finales de este mes. Hay rumores de que los inversores activistas, incluido Elliott, un fondo de cobertura estadounidense que posee una participación en la compañía, quieren amputar el negocio agrícola de Bayer de su segmento más saludable de medicamentos.

Bayer no es la única empresa alemana de primera línea que ha tropezado después de una desventura estadounidense. Volkswagen, el mayor fabricante de automóviles de Europa, hasta el momento ha pagado US$ 30,000 millones en multas e indemnizaciones en Estados Unidos luego de que se descubrió que se ajustaba "dispositivos defectuosos" en hasta 11 millones de autos en todo el mundo para engañar las pruebas de emisiones. Ahora está tratando de reinventarse como el principal fabricante de vehículos eléctricos de Europa.

Los problemas existenciales del Deutsche Bank se remontan a su adquisición en 1999 de Bankers Trust, un banco de inversión estadounidense, que sirvió como plataforma de lanzamiento para su incómoda incursión en la banca de inversión internacional.

Daimler, que fabrica los automóviles Mercedes, aún no se ha recuperado después de perder 40,000 millones de euros (US$ 45,000 millones) en su adquisición de corta duración en 1998 de Chrysler.

ThyssenKrupp, un fabricante de acero, gastó 8,000 millones de euros en dos fábricas en América del Norte y del Sur y ahora está separando su lucrativo negocio de ascensores y su histórica unidad de fabricación de acero, esta última será fusionada con el negocio europeo de fabricación de acero del conglomerado indio Tata.

Los optimistas resaltan la buena salud de los robustos del Dax como SAP (software), Allianz (seguro), Munich Re (reaseguro), Siemens (ingeniería) o BASF (productos químicos), empresas sólidas con balances en buenas condiciones que se preparan para la era digital. Incluso Volkswagen parece haber dejado atrás en gran parte al "Dieselgate".

Cornelius Baur, el CEO alemán de McKinsey, una consultora, considera que algunos de los contratiempos de las empresas alemanas es causa de la deficiente estrategia de comunicación de los directores ejecutivos. Los estadounidenses hablan sobre temas atractivos como la tecnología cuando presentan los logros de su empresa. En contraste, observa Baur, los alemanes tienden a pontificar sobre regulaciones e impuestos.

Es posible que incluso las compañías del Dax que han evitado heridas autoinfligidas de una desconocida ofensiva corporativa al estilo estadounidense estén enfrentando desafíos. La mayoría depende de las exportaciones y se ven afectadas por la desaceleración de la economía china, las guerras arancelarias y la incertidumbre sobre el Brexit.

El año pasado los ingresos operativos de las firmas del DAX cayeron un 6.5%. Aunque el índice ha subido desde enero, en línea con otros mercados de valores, este año no será menos difícil para algunos de ellas. Los fabricantes de automóviles y las empresas de energía planean enviar a muchos trabajadores a la jubilación anticipada.

Si el CEO de Bayer se une a ellos dependerá de cómo se desarrollen los problemas legales de la compañía en Estados Unidos. El 30 de abril, los evaluadores de crédito de Moody's dijeron que Bayer podría absorber costos de litigio de hasta € 5,000 millones. Pero advirtieron que los pagos de 20,000 millones de euros o más podrían hacer que la calificación de la empresa se acerque demasiado a basura.

Tags Relacionados:

Bayer

Monsanto

The Economist

Leer comentarios ( )