Módulos Temas Día

The Economist: Empresas actúan más rápido que muchos gobiernos en fijación de precios del carbono

The Economist. Cerca de 1,400 empresas en todo el mundo con ingresos combinados de US$ 7 billones ya usan, o lo harán pronto, los "precios internos del carbono" para ayudar al medio ambiente.

CAMBIO CLIMÁTICO

FOTOS 3| La tarificación del carbono se expande: A principios de septiembre, 40 países y 25 provincias o ciudades implementaron la fijación del precio del carbono para presionar a las empresas a reducir sus emisiones de CO2, una muestra de que hay un movimiento que se está extendiendo aunque por el momento es "insuficiente", de acuerdo con el think tank Institute for Climate Economics. Estas tarifas son aún muy bajas (entre 5 y 15 euros por tonelada de CO2).

De las 6,100 firmas que informan datos climáticos a CDP, un organismo de control británico, 607 ahora afirman usar los "precios internos del carbono".

Los economistas han argumentado durante mucho tiempo que la manera más eficiente de frenar el calentamiento global es poner un precio a las emisiones de gases de efecto invernadero que lo causan. Un total de 41 gobiernos de la OCDE y el G20 han anunciado un impuesto sobre el carbono o un esquema de limitar y negociar (cap-and-trade), o ambos.

Agregue sistemas estatales y locales, y estos cubren el 15% de las emisiones mundiales, un aumento desde 4% en el 2010. Los votantes preocupados por el cambio climático los están alentando. Así como los líderes corporativos. Cada vez son más las empresas que se imponen tales precios, incluso en lugares donde los legisladores demoran este tema.

De las 6,100 firmas que informan datos climáticos a CDP, un organismo de control británico, 607 ahora afirman usar los "precios internos del carbono". El número se ha cuadruplicado desde que CDP comenzó a plantear la consulta en su cuestionario anual hace tres años.

Otras 782 compañías afirman que aplicarán medidas similares dentro de dos años. Los ingresos anuales totales de estos 1,389 impulsores del precio de carbono ascienden a una considerable suma de US$ 7 billones. La mayoría provienen de países ricos, pero se les están uniendo cada vez más firmas de países en desarrollo.

Los precios corporativos de carbono vienen en dos variedades principales. La primera implica que las unidades de negocios paguen una tarifa en un pozo central en función de su huella de carbono. Microsoft, por ejemplo, cobra a todos los departamentos por cada kilovatio-hora de energía sucia que contratan o millas aéreas voladas por ejecutivos, para ayudar a cumplir los objetivos climáticos de toda la empresa.

Este pago, equivalente a US$ 8 por tonelada de dióxido de carbono, está diseñado para alentar a quienes pueden reducir más fácilmente las emisiones a hacer más y animar a todos a hacer algo, dice Rob Bernard, que supervisa las actividades medioambientales del gigante del software.

Seguir, exactamente, cuánto de la energía que consume una unidad de negocio proviene del carbón, no siempre es sencillo. Por lo tanto, sistemas basados en honorarios como el de Microsoft siguen siendo escasos.

Aunque algunas firmas más pequeñas los han probado, Disney es la única otra gran multinacional que usa uno. Muchas más empresas utilizan precios sombra de carbono para poner a prueba las inversiones para un mundo de impuestos obligatorios por los gobiernos.

Los inversionistas demandan cada vez más que las empresas tomen en serio esa posibilidad: 81 países mencionan un costo de carbono en sus promesas nacionales de limitar el calentamiento global según el acuerdo climático de París del 2015.

Muchas de las promesas de París siguen siendo eso por ahora, pero los líderes las ignoran bajo su propio riesgo, advierte Feike Sijbesma, quien es copresidente de Carbon Pricing Leadership Coalition, que agrupa a gobiernos y empresas de mentalidad verde bajo los auspicios del Banco Mundial.

En su trabajo diario como director ejecutivo de Royal DSM, Sijbesma hizo que el productor de alimentos holandés examinara todas los proyectos propuestos para comprobar si las sumas todavía tienen sentido si una tonelada de dióxido de carbono cuesta 50 euros (60 dólares), muy por encima de la tasa actual de € 6 más o menos en el sistema de comercio de emisiones de la Unión Europea, que se mantiene bajo por un exceso de permisos.

Si no tienen sentido, se debe encontrar materias primas alternativas o proveedores de energía más limpia. Si un proyecto aún no parece rentable, podría descartarse por completo.

Las empresas que van desde los supermercados europeos (Carrefour de Francia y Sainsbury's de Gran Bretaña) hasta los fabricantes de cemento de la India (ACC, Ambuja y Dalmia) adoptan precios sombra. Algunos agregan fanfarria.

Además de evaluar proyectos de capital a € 30 por tonelada de dióxido de carbono, Saint-Gobain, un fabricante francés de materiales de construcción, tiene un precio más alto de € 100 por tonelada al elegir entre proyectos de investigación y desarrollo a largo plazo. AkzoNobel, un gigante químico holandés, usa 50 € por tonelada para la mayoría de las inversiones, pero lo duplica para aquellas con una vida útil de 30 años o más.

Estos son algunos de los sistemas más ambiciosos; muchos otros carecen de efecto disuasorio. Muchas empresas declaran que sus precios sombra las ubican por debajo de los $ 10 por tonelada de dióxido de carbono. Como señala John Ward de Vivid Economics, una consultora, eso es "lo suficientemente alto para que no tenga un impacto real".

Las empresas que usan precios más altos deberían tratarlas como algo más que un "ejercicio de hoja de cálculo", aconseja un experto en cambio climático. Las principales petroleras han valorado el carbono durante años al evaluar proyectos de exploración. Pero hay poca evidencia de que los escenarios de alto precio influyan en sus decisiones de inversión.

Sin embargo, la tendencia de las empresas a incorporar precios de carbono es bien recibida. Algunos de los sistemas menos impresionantes podrían llegar a parecerse a los más sustanciosos esquemas de Microsoft o Royal DSM. Tales pasos voluntarios no detendrán al planeta chisporroteando. Pero ayudan a las empresas a prepararse cuando los gobiernos lleguen a presentar sistemas de precios.

En diciembre, China lanzó un mercado para el comercio de emisiones de carbono que es el más grande del mundo. La señal más clara de progreso sería que políticas similares en otros lugares vuelvan redundantes ejercicios internos.

Leer comentarios ( )

Ir a portada