Londres (Reuters).- La competencia en el mercado multimillonario de las insulinas de acción prolongada está en aumento, con Novo Nordisk y Eli Lilly lanzando productos que podrían hacerle sombra al líder en ventas Lantus de .

En todo el mundo, Lantus tiene alrededor del 80% del mercado de las insulinas de acción prolongada, o basales, que se usan para tratar la diabetes. El año pasado el producto tuvo ventas por unos 5,000 millones de dólares. Ahora los rivales están acechando.

La danesa cuenta con una nueva insulina llamada Tresiba, o degludec, que está esperando el 29 de julio para que Estados Unidos decida sobre su aprobación y que podría también recibir luz verde en Europa en la segunda mitad de este año.

En tanto, aunque a la insulina de larga duración de LillyLY2605541 aún le restan años para llegar al mercado, ya está causando resquemores en la competencia porque estudios clínicos en Fase II mostraron que ayudaría a los pacientes a perder peso.

Si ese resultado se confirma en ensayos más avanzados, eso podría brindarle una ventaja única frente a otras terapias para controlar la diabetes tipo 2, una enfermedad que está fuertemente relacionada con la obesidad.

"Incluso una pérdida de peso modesta pero real podría ser una ventaja comercial importante sobre otras insulinas basales", dijo Mark Schoenebaum, analista de la industria de ISI Group.

Al mismo tiempo, Lantus enfrenta competencia indirecta de los llamados fármacos GLP-1, como Byetta y Bydureon de Amylin Pharmaceuticals, Victoza de Novo y otros tantos que todavía están en etapa de desarrollo.

Y se conocerán más detalles sobre el cambiante escenario de los tratamientos para la diabetes cuando científicos y médicos debatan sobre los avances logrados en el encuentro anual de la Asociación Estadounidense de Diabetes, que se llevará a cabo entre el 8 y el 12 de junio.

Desaceleración de LantusTim Anderson, de Bernstein, cree que los ingresos por la venta de Lantus, que crecieron un 20% anual entre el 2007 y el 2011, se desacelerarán a una tasa anual del 6.5% entre el 2012 y el 2016, y desde el 2015 las ventas del fármaco probablemente empezarán a caer, ante la inminente llegada de genéricos "biosimilares".

Los pronósticos coinciden en que las ventas anuales de Lantus seguirán aumentando a casi 7,000 millones de dólares para el 2015, antes del posterior descenso, según datos de Thomson Reuters Pharma.

Sanofi está trabajando para defender su negocio desarrollando una fórmula mejorada y mayor duración de Lantus y un producto combinado con GLP-1 denominado Lantus plus.

Pero el presidente ejecutivo de Novo, Lars Sorensen, cree que su firma puede patearle el tablero a Sanofi, aunque está preparado para una larga batalla. Sorensen le dijo a Reuters el año pasado que le llevaría a la empresa hasta el 2014 o el 2015 antes de que Tresiba esté en una posición como para capturar a los nuevos pacientes que avanzan a las insulinas basales.

Terminar con el predominio de Sanofi de 10 años sería un gran logro para Novo, cuya actual insulina de acción prolongada Levemir no logró adentrarse fuertemente en el mercado captado por el laboratorio francés.

No obstante, Tresiba tendría poco tiempo de duopolio con Lantus de Sanofi antes de que Lilly ingrese en el mercado con LY2605541, según Tim Race de Deutsche Bank. Los datos clínicos de Fase III del fármaco de Lilly se esperan para el 2013, lo que sugiere que le estaría pisando los talones a Tresiba.

Los laboratorios internacionales están compitiendo ferozmente en el mercado de la diabetes tipo 2, mientras el número de personas con la enfermedad continúa creciendo rápidamente en todo el mundo.

Esta diabetes suele tratase inicialmente con medicamentos por vía oral, pero con frecuencia se necesita avanzar a las inyecciones de insulina para regular los niveles de azúcar en sangre.

Un efecto colateral de tomar insulina puede ser la hipoglucemia, que es cuando los niveles de azúcar bajan demasiado y ponen en peligro al paciente. Un punto clave de éxito para los nuevos productos de Novo y Lilly es que causan muchos menos de esos episodios hipoglucémicos.