Seúl, (REUTERS).- , el mayor fabricante mundial de chips de memoria y teléfonos, estimó sus ganancias operativas entre octubre y diciembre en un récord US$ 8,270 millones, debido a que vendió cerca de 500 celulares por minuto y por una mayor demanda por sus pantallas planas para aparatos móviles.

La racha de cinco trimestres consecutivos de ganancias podría terminar entre enero y marzo debido a una débil demanda estacional.

Ante esta desaceleración, la división de —que reporta mayores ingresos al grupo surcoreano— y mejores precios de los procesadores aliviaron las preocupaciones, lo que hizo subir las acciones de Samsung a niveles récord.

Mientras presentó sólo un nuevo teléfono inteligente a nivel global el año pasado, el , el fabricante surcoreano bombardeó el mercado con 37 variantes ajustadas según los gustos de los consumidores regionales, desde teléfonos inteligentes exclusivos a modelos económicos.

Samsung, valorada en cerca de US$ 230,000 millones, entregó el martes su estimación de ganancias entre octubre y diciembre, antes del reporte completo de resultados trimestrales el 25 de enero.

ProyeccionesHa habido una creciente especulación de que Samsung lanzará la próxima versión de su en el primer trimestre, posiblemente con una pantalla irrompible y calidad de alta definición completa con 440 pixeles por pulgada, así como una mejor cámara y un procesador más poderoso.

"Los envíos de teléfonos inteligentes de Samsung posiblemente aumentarán incluso en un primer trimestre estacionalmente débil. El pronto lanzamiento del Galaxy S IV impulsaría el crecimiento en el segundo trimestre", dijo el analista de BNP Paribas Securities Peter Yu.

Se espera que la ventas de teléfonos inteligentes de Samsung crezcan en un 35% para ampliar su ventaja sobre Apple este año, impulsadas por su diversificada oferta de productos, dijo Neil Mawston, director ejecutivo de investigación de mercados de Strategy Analytics, que estima que Samsung venderá 290 millones de aparatos este año, un aumento frente a los 215 millones proyectados en 2012.