(Reuters).- reportó una pérdida en el 2015 por el desplome en los de hierro y el cobre y desechó su promesa de mantener o elevar su dividendo anual a partir de este año en adelante debido a una perspectiva difícil.

La segunda minera más grande del mundo mantuvo su dividendo para el 2015 estable en US$ 2.15 por acción aunque por debajo de las previsiones del mercado de un incremento en momentos en que sus rivales se inclinan por recortar o suspender sus pagos para apuntalar sus hojas de balance.

Rio reportó una pérdida neta de US$ 866 millones, golpeada por US$ 1,800 millones en amortizaciones, principalmente en relación con su proyecto de mineral de hierro Simandou en Guinea.

Las ganancias de su negocio principal se desplomaron un 51% a US$ 4,540 millones en el 2015, desde US$ 9,310 millones el año anterior por unos precios más débiles del mineral de hierro, el cobre y el aluminio. Esto se ubicó en línea con el pronóstico promedio de los analistas de US$ 4,534 millones.

"A la luz del deterioro significativo en el entorno macroeconómico y la incertidumbre resultante del mercado, la directiva considera que ya no es conveniente mantener la política progresiva de dividendos", dijo la firma en un comunicado.

Las mineras están bajo la presión de las agencias de calificación de crédito para frenar el gasto, incluidos los recortes de dividendos, a fin de resistir las peores condiciones del mercado en casi dos décadas.

TAGS RELACIONADOS