WILFREDO HUANACHÍN OSORIOwhuanachin@diariogestion.com.pe

Luego de elegirse a Right Business S.A. (Ribsa) como la empresa liquidadora de DoeRun, la empresa metalúrgica y la junta de acreedores deberán entregar la documentación correspondiente al Complejo Metalúrgico de La Oroya (CMLO), así como de la unidad minera de Cobriza (Huancavelica) y las oficinas administrativas en Lima, en un plazo máximo de dos días hábiles, contados a partir de la fecha de suscripción del convenio de liquidación.

La representante del Ministerio de Energía y Minas, Rosario Patiño, indicó que Ribsa tendrá 30 días hábiles para presentar su plan de liquidación, estimado para el 6 de julio próximo. "El Estado no tiene favoritos", dijo.

AdministradoraRocío Chávez Pimentel, gerente general de Ribsa, informó que luego de hacerse cargo de las instalaciones de DRP, iniciarán el levantamiento de la información y analizarán la viabilidad del negocio y la continuidad de este a través de una reestructuración o con la liquidación en marcha de La Oroya. Descartó que se realicen ceses colectivos, "situación que se mantendrá inclusive si el negocio en marcha se vende en una subasta pública internacional y nacional", afirmó.

Cisma sindicalDe otro lado, trabajadores de Cobriza y otros sindicatos de La Oroya se encuentran divididos y presentarían para la próxima semana una iniciativa para reemplazar al actual representante legal de los metalúrgicos, Luis Castillo.