Durante mucho tiempo la se enfocó en vehículos económicos y funcionales. Sin embargo, hoy la nueva visión de la compañía es entrar a competir en el segmento de lujo. Para ello, el año pasado, contrató al alemán Peter Schreyer, ex jefe de diseño de . Schreyer, que no habla coreano, es el responsable del nuevo rostro de la marca y gracias a ese trabajo fue elegido como "El hombre del año" por la prestigiosa publicación Automobile Magazine en el 2012.

"Los autos de Kia eran muy neutros en diseño. Cuando llegué, pensé que me darían parámetros para trabajar, pero me dijeron lo contrario. Tenía carta libre para cambiar, hacer y deshacer. Fue así como comencé a diseñar el Kia Quoris", ha explicado el diseñador germano.

El Quoris de Kia no solo cumple con todas las características de un auto de lujo alemán, italiano o estadounidense, sino que las supera en muchos sentidos. Como la información que aparece en el mismo parabrisas del auto, lo que le da un sentido futurista a la manera en que se relaciona en conductor y el vehículo. Esto, además, es más seguro, ya que quien maneja no debe desviar su mirada del camino para consultar algún dato. Asimismo, el problema del punto ciego al conducir ha sido resuelto con detectores y radares laterales que encienden una luz en el mismo espejo lateral (no en el marco) para avisar que hay un automóvil que usted no puede ver pero que está allí.

Esta tecnología de punta tiene un inicio bastante austero. Hubo un tiempo lejano en que Kia solo fabricaba piezas de bicicletas y triciclos para sobrevivir. Eso fue cuando terminaba la II Guerra Mundial y, durante la guerra de Corea, la fábrica debió mudarse de Seúl a Buzan y comenzó a fabricar sus propias bicicletas. Fue después de ello que el nombre de la empresa pasó de ser Kyungsung Precision Industry Corporation a Kia, que en español significa "trascendiendo las fronteras de Asia". La compañía que creció en medio de dos guerras, tenía mucha ambición desde el principio.

El crecimiento de Kia comenzó con la fabricación de los primeros automóviles. Eran máquinas ligeras, económicas que rápidamente se apoderaron del mercado asiático y que fueron ingresando de a pocos a otros continentes. A finales de la década del setenta las exportaciones no superaban las 70.000 unidades. No obstante, en la década del ochenta los autos Kia comenzaron a venderse en casi todos los países. A mediados del noventa la compañía creció muchísimo con ventas que superaban las 250.000 unidades anuales. Fue en 1997, cuando la economía coreana entró en una fuerte crisis y la compañía quebró. Pero ese no sería el final de Kia. Hyundai absorbió lo que quedó de la empresa e invirtió en una recuperación muy rápida y en 2009 Kia volvió a ser rentable.

MÁS INNOVACIÓNRegresando al Quoris, sorprende también el cerrado automático de las puertas. Basta que el auto detecte que una puerta está mal cerrada para que automáticamente la cierre por completo. Nunca más verá una luz en el panel de información avisándole que debe hacerse cargo del problema. Además, el asiento delantero se programa tomando en cuenta la inclinación, la altura, la distancia del volante y los largos de piernas y brazos automáticamente. Es posible, guardar las especificaciones y recuperarlas luego de que otra persona configuró a su preferencia las características de manejo.

La altura también se modifica con un solo botón o de forma automática, lo que permite tener mayor distancia del suelo cuando se decide conducir por la trocha o el campo, y mejor distancia cuando se maneja en la carretera. La computadora del auto detecta en qué tipo de pista o superficie se maneja y regula la configuración de la altura automáticamente si el conductor lo prefiere.

Además de esas características, están las de todo auto de lujo: sistema de entretenimiento individual en los asientos traseros, con pantallas de 9,2" que incluyen 17 parlantes Lexicon y un amplificador JBL; sistemas de cámaras de video que proporcionan una vista de 360 grados, caja de control trasera, ocho velocidades y un sistema de cuatro modos de manejo configurados (Eco, Normal, Sport y Nieve).

Asimismo, el Quoris viene con aros de aleación de 18", sunroof eléctrico, asientos de cuero, faros delanteros que se adaptan al movimiento del volante y un retrovisor que se oscurece para evitar el enceguecimiento que se produce cuando el auto de atrás aumenta sus luces frontales. El nuevo sedán de Kia también cuenta con enfriador y calentador de asientos, cortinas eléctricas, control de velocidad crucero en el volante y amortiguadores de aire y a gas.

Si bien el Quoris parece un nuevo paradigma para la compañía, lo que sí se mantiene es el enfoque en precios más accesibles, pues es Quoris es un auto de lujo de solo US$70.000.