La Pontificia Universidad Católica del Perú () marca una nueva pauta de para sus especialidades a partir de este mes, con la compra de la impresora 3D Fortus 400 mc, de la firma Stratasys, que será usada no solo para actividades académicas, sino para brindar un "paquete de soluciones" a las empresas de la industria peruana que lo requieran.

"La idea no es ofrecer servicios de , sino soluciones donde la impresión 3D forme parte de eso. El gran potencial de la universidad es ofrecer proyectos de ingeniería y diseño que les permitan a las empresas resolver algunos de sus problemas", explicó , vicerrector administrativo de la PUCP.

El jueves pasado, la Sala VEO de la universidad recibió a expositores nacionales e internacionales para la presentación de este equipo. Fosca detalló que no es la primera vez que los alumnos y docentes usarán la impresión 3D, pero en esta ocasión estarán equipados con una , basada en la tecnología FDM: la modelación más precisa del mundo.

"Las facultades de Artes, de Diseño Industrial, han tenido una impresora de primera generación. Hacían prototipos, pero que no tenían la resistencia mecánica para hacerlos con un mayor desarrollo. Ahora tenemos una impresora de última generación, que no solo tiene la habilidad de hacer prototipos, sino fabricar partes terminadas", anotó.

Apuesta interdisciplinariaEsta compra, valorada en más de US$ 100 mil, será pagada con todo el trabajo de innovación, desarrollo y consultorías que brindará la PUCP, "tanto con las unidades académicas, como en el trabajo conjunto con ", estimó Fosca.

"La ventaja de esta impresora es que permite no solamente que las disciplinas la usen –agregó el vicerrector–, sino desarrollar proyectos interdisciplinarios. Tenemos estudiantes de ingeniería industrial, de ingeniería mecatrónica […] Estamos trabajando conjuntamente con profesores de arqueología y arquitectura".

Este desarrollo tecnológico está dentro de los planes de expansión de la universidad. "La idea no es solo unirnos entre disciplinas, sino entre universidades. Hay un proyecto muy interesante que estamos haciendo con la para crear la carrera de ingeniería biomédica. Todo el equipamiento lo haremos con los recursos de la PUCP y de la Cayetano", precisó.

El vicerrector también adelantó que invertirán en una segunda impresora de menor tamaño y en software de digitalización de diseños, que completa la "otra parte" de la Fortus 400 mc. En los próximos años, aparte de de San Miguel, desembolsarán US$ 5 millones solo en equipos e instrumentos para investigación científica y de ingeniería.