El desarrollo de Porsche durante estos 15 años de operaciones en Latinoamérica puede ser el símil de la de conducir un Porsche 911 Targa 4S sobre la autopista que va de Miami a Palm Beach a 185 kilómetros por hora. Sin embargo, una excelente experiencia automovilística no solo es fruto del bólido, sino también del piloto.

George Wills, presidente y director general de Porsche Latinoamérica, maneja la operación regional de la marca alemana de lujo con una velocidad constante de doble dígito, fama de piloto efectivo que ya se había hecho cuando alcanzó récords de ventas como director general en Porsche Middle East.

La apuesta corporativa de su paso a Latinoamérica ya está pagada: durante el 2014, obtuvo un récord con 3,871 Porsche vendidos en la región y se dirige a aumentarlos.

En primeraEl Perú representa el 5% de las ventas de Porsche, con respecto a los 22 países que forman la región. México lideró ventas con 546 unidades al primer trimestre del 2015, y Chile tuvo un conteo de 176.

Al mercado peruano no le faltó mucho para alcanzar el centenar (94), pero de todas formas tuvo un crecimiento en ventas de 35% durante el primer trimestre del presente año, con respecto al mismo periodo del 2014: en su mayoría, el consumidor peruano prefirió las SUV, con modelos como el y el Macan.

Wills, a pesar de la coyuntura política y económica del país, confía en que esas cifras trimestrales proyectan un buen cierre de año a favor del desarrollo del negocio en el país.

"Tendremos buenos resultados por la fortaleza de la marca, por la pasión por los clientes y los autos, y por el trabajo en equipos con nuestros importadores que hacen que siempre tengamos las herramientas a la mano para conducir por tiempos difíciles", dice Wills, refiriéndose a , representante oficial de la marca en el Perú.

Detalla que, para alcanzar esos resultados, el foco de la estrategia para Latinoamérica y el Perú estará en la ejecución de programas de consultoría dirigidos a sus socios concesionarios, para así asegurar que los procesos de venta, posventa y marketing respondan al modelo corporativo.

Además de apoyarlos con temas de desarrollo del management, certificaciones, entrenamiento técnico, planeamiento estratégico y una correcta gestión del capital humano, entre otros.

Asimismo, proyecta que, a partir de la división de consultoría "que lleva el nivel de personalización de autos a niveles insospechados", en palabras de Wills, el cliente de Porsche descubra la gran oportunidad de tener los detalles personales que siempre quiso en su auto.

"Podemos garantizar la entrega de un auto del color de las uñas de la esposa de nuestro cliente, si así lo pide", dice el ejecutivo inglés de forma hilarante desde sus oficinas en Biscayne Boulevard Way; y agrega que un cambio de pintura como ese podría aumentar en unos US$ 50,000 el precio del auto.

"Nuestra responsabilidad es que cada cuestión funcione de acuerdo a los estándares de la marca", afirma, y lanza una apuesta personal de que, así como el diseño y la funcionalidad fueron parte de su columna vertebral en la historia de crecimiento de Porsche, la categoría de híbridos como el recién lanzado Cayenne S E-Hybrid deberán ocupar el 50% de ventas en el mundo en los próximos diez años.

"Dicen que los híbridos le quitan la diversión a un auto, cuando fue nuestro híbrido el que ganó Le Mans 2015. Todo Porsche se origina desde un verdadero auto de carreras", finaliza.

Preferidas de la regiónSon 15 años los que han pasado desde que la empresa de autos deportivos de Stuttgart tomó como justificación el lanzamiento de su SUV Cayenne para irrumpir en el mercado latinoamericano y elevar su mercado de autos de alta gama desde Miami.

"Cuando Porsche me ofreció dirigir la oficina regional, afronté otro reto emocionante: la llegada del Macan, el auto deportivo en el segmento de los SUV compactos", agrega George Wills.

Tanto el Cayanne (1,313 unidades) como el Macan (1,263 unidades) son los dos modelos favoritos del latino, según sus ventas al 2014.

Christophe Klein, director de ventas, explica que esto se debería principalmente a dos razones: seguridad y la mala infraestructura de carreteras en la región.