Amsterdam (Reuters).- Philips Electronics acordó vender su negocio de audio y video a por 150 millones de euros (202 millones de dólares) para centrarse en las áreas más rentables de artefactos para el hogar, servicios de salud e iluminación.

La venta marca la salida de Philips de uno de sus negocios tradicionales. Ya vendió su debilitado negocio de televisión, estableciendo un emprendimiento conjunto con la firma con sede en a principios del 2012.

El grupo holandés ha luchado durante años para competir con los fabricantes asiáticos de electrónica de consumo, como televisores. La venta de su negocio de audio y video significa que la división de consumo de Philips se centrará en electrodomésticos como tostadoras, licuadoras, máquinas de afeitar y cafeteras.

Philips reportó el martes una pérdida neta en el cuarto trimestre de 355 millones de euros, citando provisiones previamente anunciadas y cargos.