Por Rafael Rojas Tupayachi

La bombilla tradicional se transformó en el sistema de iluminación de toda una infraestructura. La entrega de un foco para llevar la luz a un ambiente ha variado hasta llegar a todo el diseño de la forma de colocar las luminarias y todo el ahorro que puede significar controlar el proceso de conducción de energía.

El modelo de negocio de cambió drásticamente en los últimos años para concentrarse en el (B to B) y minimizar su presencia en el Business to Consumer (B to C), pasando su participación en estos segmentos a dos tercios y un tercio, respectivamente.

Esta nueva visión ha hecho que ahora la transnacional holandesa esté en búsqueda de asociaciones público-privadas para ingresar a las grandes obras de infraestructura de América Latina, acompañando el crecimiento sostenible de las economías, y de las propias metrópolis de la región.

"América Latina tiene muchas oportunidades para seguir creciendo, considerando que existe una población de 450 millones de personas que oscilan entre 15 y 65 años, una gran fuerza de la inversión y la posibilidad de que los gobiernos quieran atender con una mejor iluminación sus ciudades con un ahorro de energía", expresa , gerente general para América Latina de Philips.

De Jong hace hincapié de lo realizado por Philips en ciudades como Sao Paulo y Buenos Aires, en los que sendos acuerdos con las respectivas municipalidades hicieron posible que se implemente un nuevo sistema de iluminación en esas urbes, con la conexión de 580,000 y 90,000 iluminarias de led, respectivamente.

"Una cosa es vender la bombilla y otra es realizar la gestión para que un determinado software agregue mayor valor a nuestro servicio a la comunidad. En el 2013, el 66% del valor de la empresa vino de nuestra división B to B, lo que significa un gran cambio en los últimos cuatro años", precisa el ejecutivo holandés.

Philips sostiene conversaciones con autoridades en el Perú para traer este sistema, siempre bajo el formato de , tal como lo realizado en Brasil y Argentina. "Los beneficios son grandes en todos los casos, es posible generar un ahorro de energía del 50% con una inversión que puede recuperarse en el lapso de cinco años", destaca De Jong.

"El Perú representa el 8% de la facturación de la marca en la región y tenemos previsto acceder al 10% a fines del presente año, lo que significaría ocupar la cuarta plaza de la región", estima el CEO de Latinoamérica de Philips.