(Bloomberg) Marchionne viene trabajando con una firma asesora para evaluar el interés de los inversores en pujar por una combinación de FCA y GM y también está buscando otros candidatos debido a la falta de interés del fabricante de automóviles de Detroit.

Junto con sus asesores, están viendo a otras grandes empresas automotrices como "Plan B" y analizando a PSA Peugeot Citroën de Francia como una opción de última instancia, dijeron dos de las personas, que pidieron no ser identificadas dado que se trata de un asunto privado.

Marchionne no abandonó la idea de atraer a GM a la mesa de negociaciones a través de la presión de los accionistas, pero su bando sabe que necesita analizar más opciones dado que la máxima responsable ejecutiva de GM, Mary Barra, y su consejo de administración, lo frenaron, dijeron las personas.

Marchionne dijo en una entrevista que prefiere un acuerdo amistoso si puede obtenerlo, sobre todo con un fabricante de autos que tiene un rango de productos similar, lo cual ofrece más posibilidades de ahorrar en costos.

"Es indudable que la ruta preferida es avanzar en el sistema de gestión corporativa de las empresas y no eludir los procesos de toma de decisión dentro de las compañías", dijo Marchionne, de 62 años, en una entrevista en Venecia el 6 de junio. "Seguimos viendo un uso creciente de métodos alternativos para cumplir con los objetivos. Si eso es factible o no en este entorno es una cuestión increíblemente hipotética".

Desaire de BarraBarra dijo el martes ante la asamblea anual de la empresa que había recibido recientemente un correo electrónico de Marhionne y lo había hecho analizar por su consejo de administración. El consejo, dijo, no está interesado en discutir una fusión con FCA, el fabricante de autos con sede en Londres con las principales plantas en Italia y los Estados Unidos.

El consejo de administración de GM considera que una fusión con FC es una distracción de las iniciativas de la empresa destinadas a construir vehículos de manera más eficiente y resolver problemas como su unidad Opel en Europa, que pierde dinero. Sumar las problemáticas plantas europeas de FCA y sus marcas estadounidenses rezagadas en el mercado trabaría varios años el avance de la empresa, dijo una de las personas.

Marchionni dijo el 29 de abril en una presentación a los inversores que todo el sector automotor debe consolidarse para distribuir los enormes costos del desarrollo de modelos nuevos, motores eficientes y tecnologías de emisiones limpias en una base más grande de ventas. Si no lo hace, el sector seguirá registrando retornos sobre capital que están por detrás de otras industrias.

Su primera elección es GM, dijeron las personas. El tercer fabricante de autos más grande del mundo detrás de Toyota Motor y Volkswagen de Alemania tiene mucha escala y hay mucha superposición que podría consolidarse.

GM y Ford Motor, la segunda empresa automotriz estadounidense, han dicho que no están interesados.