Se dice que no se debe mirar atrás ni para tomar impulso, pero es mejor no darle sentido a tal afirmación cuando el caso de éxito es debido a un conjunto de decisiones pasadas.

En el caso del CEO de la constructora , Jorge Balsamao, habría que regresar al vuelo que lo trajo de Portugal en el 2013 y la semana entera en que se encerró en el directorio a escuchar a cada uno de sus gerentes.

"Cuando llegué, noté que hubo un crecimiento muy rápido, pasamos de ser una empresa mediana con una facturación de US$ 40 millones hace cinco años a facturar más de US$ 300 millones en el 2014, lo cual es fantástico pero no del todo bueno, cuando se logra sin tener el tiempo de tomar conciencia: la compañía necesitaba una reestructuración para asumir nuevos retos", explica Balsamao.

Es a partir de ahí que el ejecutivo asumió un pack de tres retos paralelos: presentarse personalmente a cada uno de los clientes para trasmitirles confianza; estudiar la parte financiera para garantizar la salud de la empresa y detenerse a medir la gestión del .

Miras al 2020Mota Engil ha sentido la importancia de diseñar planes estratégicos quinquenales como una práctica común y, este 2015, es un año que estrenará nuevo plan para los próximos cinco años.

Básicamente, según adelanta Balsemao, la estrategia tendrá tres frentes potentes y ambiciosos en cuanto a las metas de crecimiento, el reenfoque en las principales líneas de negocios –cómo en cuáles permanecerán y si empezarán retos nuevos–; y la definición de las geografías donde tienen presencia, como son Europa, y África.

"Sin embargo, ya puedo anunciar que la gran sorpresa va a ser , porque se convertirá en nuestro nuevo eje de negocio al proyectar una facturación mayor a la que tenemos en África", dice Balsemao.

Negocios concretos"Somos una constructora generalista en temas de infraestructura, vemos carreteras, puertos, aeropuertos, ferrovías, presas, entre otras; es decir, tenemos mucha experiencia en movimiento de tierra de forma general", define con entusiasmo el core business.

No obstante, la realidad local apremia los desafíos y es ahí donde la minería es, definitivamente, su principal área de negocio, alcanzando un 80% del total de su facturación.

Sin embargo, esto no es señal que amilanen en otras áreas, como lo harán con el oil y gas en la Refinaría de Talara, donde liderarán un proyecto de unos US$ 2,700 millones de inversión.

"Este es el mayor proyecto que estamos haciendo con el Estado Peruano, y con el que no solo deseamos tener una cuota importante en gas y petróleo, sino también revelamos tener una mayor participación en proyectos públicos", afirma.

El ejecutivo de 48 años apuntó –casi como un francotirador–, a estar también presente dentro del Consorcio Gas del Sur.

En cuanto a energía, ya cerró contrato para hacer una hidroeléctrica en el Marañón; en ferrovías, ya viene liderando obras para Perurail en Arequipa; en inmobiliaria, quiere mantener siempre un proyecto que le dé reputación a la compañía y, como desafío personal, no solo quiere lograr que la compañía tenga resultados económicos, sino quieren más cosas de las que deba sentirse orgulloso en todos sus niveles.

SumillaLa expectativa de crecimiento que tiene Perú para este 2015 es de un 10%.