Diez de 14 empresas peruanas evaluadas por Moody's mantienen elevados, aunque estables, riesgos de liquidez, debido a que los precios de los commodities se han mantenido bajos y la moneda peruana se ha debilitado frente al dólar.

"Los bajos precios de los commodities y el menor crecimiento continuarán ejerciendo presión sobre la liquidez corporativa", señala Veronica Amendola, analista senior de Moody's Investors Service.

Esto significa que las compañías peruanas tienen escasez de fuentes de efectivo rápidamente disponibles (efectivo y líneas de crédito comprometidas) para cubrir sus vencimientos de deuda de corto plazo o déficits de flujo de efectivo libre a lo largo de los próximos dos años.

Pese a que muchas compañías no tienen obligaciones de refinanciación significativas en el corto plazo, la depreciación de la moneda peruana, el nuevo sol, también ha afectado la calidad crediticia general de las compañías peruanas, según el reporte titulado "Risk Remains High But Most Debt Maturities Come Due Only in 2020".

Más del 75% de su deuda total —la mayoría de la cual no está cubierta frente a las fluctuaciones de la moneda— está denominada en dólares estadounidenses, mientras que generan la mayoría de sus ingresos en su moneda local.

La mayoría de la deuda de compañías de grado de inversión y especulativo está representada por bonos y notas, mientras sus perfiles de vencimiento de largo plazo les dan un amplio colchón de liquidez de más largo plazo.

SectoresLas compañías de los sectores Agricultura y Pesca tienen los colchones más débiles.

"Algunas pocas" compañías mineras también verán ajustada su liquidez durante 2016, en particular las que afrontan flujos de efectivo limitados y con extensos proyectos de expansión en marcha.

La economía peruana crecerá, prevé Moody's, un 4% y 4.5% el 2016 y 2017, respectivamente, impulsada por una recuperación de las inversiones privadas y públicas, como infraestructura.

Sin embargo, el crecimiento se mantendrá por debajo de los niveles alcanzados en años anteriores, debido a los precios más bajos de los commodities a nivel global, la desaceleración económica en China, y la sostenida volatilidad del mercado financiero.

TAGS RELACIONADOS