Lima (Reuters).- La minera canadiense espera recibir un permiso para el uso del agua que le permita avanzar con su proyecto de cobre en Perú de US$ 1,500 millones, un emprendimiento que está bajo la lupa de otras compañías mineras.

La presidenta ejecutiva de la minera, Joanne Freeze, dijo hoy que Candente Copper espera asimismo entregar a los pobladores cercanos a Cañariaco parte del paquete accionario de la mina para viabilizar el , ubicado en el norte del país.

"Estamos a la espera de un permiso para reiniciar las perforaciones (en Cañariaco), sólo falta el permiso del agua", dijo Freeze en el evento Expobolsa de Lima.

proyecta producir 262 millones de libras de cobre anuales en Cañariaco, según el estudio de prefactibilidad del yacimiento, que tiene un período de vida de unos 22 años.

El proyecto, ubicado en la región norteña de Lambayeque, enfrenta el rechazo de algunos pobladores de la comunidad andina de Kañaris por temores a la contaminación del suelo y del agua, un conflicto frecuente que encaran muchas empresas mineras en Perú.

"En nuestra comunidad estamos trabajando tranquilos, pero sí tenemos personas que no quieren las minas y no nos quieren a nosotros, pero hay mucha más bulla que verdad", afirmó la ejecutiva.

Freeze descartó cualquier contaminación del suelo y del agua en esa zona y dijo que la minera está comprometida en dar beneficios a los pobladores, como la entrega de "un millón de acciones" a los miembros de la comunidad de Kañaris, una vez que se haya iniciado la construcción de la mina.

Perú, el segundo mayor productor mundial de cobre, plata y zinc, y el sexto de oro, tiene a la minería como uno de los motores de su economía porque sus exportaciones representan el 60 por ciento de los envíos totales.

Interés en CañariacoLa ejecutiva de sostuvo que el precio de las acciones de Cañariaco, que cotizan en Lima, han caído fuertemente este año debido a la desconfianza de los inversores por el rechazo que genera el proyecto entre algunos pobladores.

El precio del papel de Candente Copper cotiza actualmente a 0.27 dólares, desde 1.23 dólares de hace un año.

"La desconfianza de esta situación ha generado que los precios de las acciones hayan bajado mucho", dijo Freeze.

Cañariaco, que había quedado en suspenso por la recesión mundial del 2009, tiene sin embargo "prometedoras expectativas" de inversionistas del sector, afirmó.

"Este es un proyecto que tiene muy buenas perspectivas. Tenemos muchas esperanzas pero necesitamos mejorar un poco en la bolsa porque no queremos gastar los fondos que tenemos", agregó.

Según Freeze, Cañariaco goza del interés de "muchas otras mineras". A la pregunta sobre si están interesados en vender el proyecto dijo: "Solo si el precio es justo".

Cañariaco cuenta con recursos medidos e indicados de 752,4 millones de toneladas con 0,45 por ciento de cobre equivalente.