Raúl E.Castro Pereyrarcastrop@diariogestion.com.pe

La relación de con el país azteca data de las negociaciones del ALCA en Puebla. También, recuerda, planeó unas vacaciones a México, pero no las pudo tomar porque en setiembre del 2009 fue elegida ministra de Economía.

¿Dónde está su familia?Mi hija está acá. Yo vivo allí sola. Eso es quizá lo más complicado. Estos dos últimos años me ha tocado pasar días difíciles, porque perdí a mis padres.

¿Cuál es la mayor similitud entre peruanos y mexicanos?Caminas por la calle y te sientes en Lima. La gente es muy amable, es como los peruanos. Pero sí es una sociedad más jerarquizada.

¿Ha sentido más machismo?Sí. Por ejemplo, a nivel empresarial el peso femenino es mucho menor, lo mismo que en la política.

¿Dónde es más difícil ser mujer: a nivel empresarial o político?En ambos es difícil, porque todavía hay que conquistar espacios para las mujeres. Hay un avance, pero…

Fuera de su trabajo en el BID, ¿Qué logra relajarla en México?Hacer algo que me gusta mucho: cantar. Estoy tomando clases de canto con una amiga. Es una amiga que conocí allí que ahora es mi profesora. Leo mucho ahora, me metí a muchas cosas de desarrollo personal

¿Ha pensado en escribir un libro?Sí lo he pensado. La verdad que me ha ganado el tiempo.

¿Y de qué hablará?De desarrollo productivo, pero también con una visión personal. Lo voy a hacer.

¿Y no piensa hacer un disco?Por qué no. No lo había pensado, pero sí sería lindo.

¿Desde cuándo está en la clase de canto?No mucho, pero la música te despierta muchos espacios intelectuales. Te hace muy creativo. Canto de todo, desde rock, jazz, valses, ahora rancheras. Me encanta armar con amigos una noche de karaoke.

¿Y en la oficina canta?En la oficina se ha vuelto tradicional hacer los karaokes, porque la música tiene el poder de desinhibir e integrar a las personas.

¿Qué tiene que hacer en la mañana antes de ir a la oficina?Es una obligación, porque soy muy floja: hacer ejercicios. Voy al gimnasio y luego a trabajar.

¿Admite que era una ministra famosa?(Risas) Me ha encantado venir a CADE y he sentido un reconocimiento a mi trabajo, que me encantó hacerlo.

¿Y podría admitir que muchos andaban pendiente de su forma de vestir?Soy una mujer como cualquier otra. Porque las mujeres sí nos cuidamos y no podemos dejar de ser femeninas. Estar en el mundo laboral no te tiene que quitar ser mujer.

¿Le gusta salir de compras?No soy una viciosa de las compras. Si algo me gusta comprar son para la casa y las electrónicas, pero admito que a las mujeres nos gusta ir de compras como una terapia, pero no soy obsesiva.

¿Hay sexto sentido en los negocios?Lo hay, pero creo que en el mundo de los negocios tienen que estar involucrados todos los sentidos. Creo que los seres humanos no somos pura racionalidad.

¿Qué es más difícil dirigir: hombres o mujeres? No lo sé. Trabajo con hombres y mujeres de manera indistinta.

¿Qué extraña de Lima?La comida.

¿Pero allí hay restaurantes? Pero la oferta es muy poquita. Faltan restaurantes, pero también una oferta de ingredientes. Los ingredientes peruanos no son fáciles de reemplazar.

¿Qué aprendió este año?Muchas cosas. ¿Una? Las pérdidas te ayudan a reconocer y a saber dónde estás tú. Las pérdidas te ayudan a crecer, duelen, pero te ayudan.

HOJA DE VIDANombre: Mercedes Aráoz.Cargo: Representante del BID en México.Profesión: Graduada de Economía de la U. del Pacífico.Estudios: Master of Arts in Economics (1991) y luego un Doctorado Ph.D. en Economía (1993) por la Universidad de