Módulos Temas Día

Magnates chinos se retiran y sus hijos toman las riendas

Las empresas familiares, que representan cerca del 90% de los 21.6 millones de firmas privadas chinas, están en la cúspide de una ola de sucesión que puede ser la más grande del mundo.

notitle

Bloomberg.- Liu Chang, hija de un multimillonario industrial, fue a un internado en Estados Unidos, viajó por todo el mundo y se casó con un afamado cineasta chino. Su siguiente paso en esa vida encantada: dirigir una de las mayores empresas de alimentación porcina y lácteos de China.

"Con mis antecedentes, soy casi una extraña en el negocio familiar. Una vez que entre, puedo aportar nuevas perspectivas, nuevos pensamientos, nuevas ideas ", dice la mujer de 37 años, que ahora se prepara para hacerse cargo de New Hope Group, la compañía de agronegocios de US$15.000 millones fundada por su padre, de 66 años, Liu Yonghao.

Las empresas familiares, que representan cerca del 90% de los 21.6 millones de firmas privadas chinas, están en la cúspide de una ola de sucesión que puede ser la más grande del mundo. Unos tres millones de fundadores entregarán las riendas en cinco a diez años, escribió Wu Xiaobo, autor de un libro sobre la historia de las empresas privadas de China, en un comentario publicado el año pasado.

China no ha experimentado una transferencia de riqueza de esta escala antes. Las empresas privadas no emergieron hasta que el país abandonó su camino socialista para realizar una reforma del mercado en 1978. "Deng Xiaoping solo permitió empresas privadas a partir de la década de 1980, por lo que estas firmas familiares son relativamente jóvenes", dice Roger King, director del Centro Tanoto para Estudios de Empresas Familiares y Empresariado en Asia en la Universidad de Ciencia y Tecnología de Hong Kong. "Ahora sus fundadores están alcanzando la edad de jubilación".

Ya algunos grandes empresarios chinos han hecho entrega del mando. Zong Qinghou, de 71 años, un fumador empedernido que fundó el fabricante de bebidas Wahaha, ha nombrado presidenta a su hija de 35 años, Zong Fuli. Yang Guoqiang, de 62 años y fundador de la compañía de bienes raíces y educación privada Country Garden, con sede en Foshan, transfirió en 2005 la gestión y la propiedad de la firma a su hija Yang Huiyan. Esta ahora tiene una riqueza neta de US$19.200 millones y es la sexta persona más rica en China, según el Índice de Multimillonarios de Bloomberg.

Herederos renuentesEn una sucesión, el cambio no siempre es perfecto. Muchas empresas familiares chinas están en industrias tradicionales como la fabricación de bienes de exportación y enfrentan desafíos tales como el aumento de los costos laborales.

Los ejecutivos más jóvenes gravitan hacia sectores de rápido crecimiento como el comercio electrónico. Solo el 40 por ciento de los herederos de la siguiente generación (por lo general solo uno, dada la política de un único hijo de China) están dispuestos a asumir la dirección de las empresas, y a menudo lo hacen tan solo por la presión de sus padres, dice King, de la Universidad de Ciencia y Tecnología, citando el Informe de Sucesión de Empresas Familiares.

Luego está la brecha generacional. Muchos miembros de la segunda generación han sido educados en el extranjero. Por el contrario, sus padres a menudo nunca terminaron la escuela media y su vida adulta se centró en la construcción de sus empresas. Eso puede sumar enormes diferencias en el estilo de gestión entre los fundadores improvisados y su descendencia, dice Rebecca Wang, una experta en negocios familiares y socia de PwC China en Shanghái.

Tags Relacionados:

China

empresas chinas

Leer comentarios ( )

Ir a portada