Habitaciones equipadas con oxígeno para reducir la sensación de altitud, un spa de 300 m2, una piscina temperada de relajación, sauna de vapor y seca, y jacuzzi son algunas de las que ofrece el , detalló su gerente general, Heinz Prelle, tras la inauguración oficial realizada hoy.

Prelle reveló que las instalaciones y comodidades del hotel responden a los pedidos más exigentes de sus huéspedes, quienes en comparación con el perfil corporativo que caracteriza a los de Lima, "está pendiente de los detalles".

"El huésped que viene a es más exigente que el de Lima, pues este, al ser más corporativo, tiene menores requerimientos. Mientras que el de acá (del Cusco) sí viene por placer y pasa más tiempo con nosotros en las instalaciones, y muchas veces se da cuenta de las fallas antes que nosotros", señaló.

Indicó que el mercado americano es el que más flujo genera a nivel de la ciudad, y se mantiene parejo todo el año. Le sigue el europeo, el australiano y el asiático.

Respecto a sus expectativas para el próximo año, Prelle prevé tener una ocupación por encima del 50%, e incluso, se estima igualar la ocupación actual de Lima que asciende al 80%.

"No buscamos entrar con precios muy altos. La idea es entrar con una estrategia de mercado bastante conservadora. Así, la idea es entrar con una tarifa de entre US$300 y US$350, nada muy caro para el tipo de hotel que ofrecemos", refirió.