Washington (Reuters).- El presidente ejecutivo de JPMorgan, Jamie Dimon, afirmó que el banco perdió hasta 10,000 millones de dólares después de que el Gobierno le pidiera comprar a su atribulado rival durante la crisis financiera.

"Voy a decir que hemos perdido de 5,000 millones a 10,000 millones de dólares por varios aspectos relacionados a Bear Stearns. Y sí, lo pongo en una categoría de injusto", indicó Dimon durante un evento del Consejo de Relaciones Exteriores.

Dimon dijo que las pérdidas provinieron de litigios y amortizaciones, entre otros gastos relacionados con la compra.

La semana pasada, JPMorgan fue golpeado por una nueva demanda civil del fiscal general de Nueva York, que busca hacer al banco responsable por las acusaciones de que Bear Stearns informó inadecuadamente a los inversores que compraron bonos respaldados por hipotecas.

"¿Haría lo mismo con Bear Stearns de nuevo sabiendo lo que sé hoy? Es realmente difícil decirlo", anotó Dimon.

Dimon mencionó que las nuevas regulaciones domésticas e internacionales, que surgieron precisamente después de , probablemente costarán al banco más de 1,000 millones de dólares adicionales.

El presidente ejecutivo señaló que los costos provienen de la reforma financiera Dodd-Frank del 2010 así como también del endurecimiento de los estándares de capital internacionales y las regulaciones de la Unión Europea.