Raúl E. Castro Pereyrarcastrop@diariogestion.com.pe

El distrito de La Joya en Arequipa puede resumir lo que está sucediendo en la Ciudad Blanca. Allí la inmobiliaria Quimera tiene un proyecto de habilitación urbana, donde venderá lotes que estarán alrededor de un lago y un club de golf.

Ubicada a 30 minutos de la Plaza de Armas, La Joya será el destino natural por donde crecerá una ciudad que cada día recoge más : hoteles, viviendas, centros comerciales y edificios de oficinas, indica a Gestión Guillermo Sáenz, director general de Quimera HG.

"Será lo que en Lima es Surco, La Molina, La Planicie", agrega. En sus más de 670 kilómetros cuadrados, La Joya ya posee un parque industrial y sus 24 mil habitantes empiezan a ver la presencia de .

"Hace cuatro años nos dimos cuenta de que el problema de Arequipa no era de demanda, sino de oferta (…). En el tema de desarrollo urbano estamos muy lejos de satisfacer la demanda", señala Guillermo Sáenz.

Agrega que "los proyectos en provincia son más rentables que en Lima". Y es que en la capital hay mayor competencia y más problemas para , complementa.

Bajo la premisa de que provincia es más rentable para construir que Lima, Sáenz sostiene que para los niveles socioeconómicos B y C es mejor negocio que los centros comerciales, los edificios de oficinas o los hoteles.

"En toda provincia hay un mercado para crecer y siempre hay una demanda insatisfecha", refirió.

Y así como Quimera, proyecta que el distrito de La Joya será el polo del crecimiento inmobiliario en la ciudad de Arequipa, Sáenz da un paso más allá y considera que Moquegua se convertirá en la zona de más expansión en el sur del Perú.

"La en Moquegua hace que las miradas de las constructoras se centren en Moquegua", indica el ejecutivo que insiste en que en este departamento hay un déficit de vivienda, así como también de hoteles y de centros comerciales.

Inversión y proyecciónQuimera tiene 22 proyectos en distintas etapas. Es más, la empresa nacida en Arequipa ya proyecta invertir más de US$ 100 millones en los próximos tres años, siempre en la zona sur del país. "Vamos a poner más énfasis en las provincias de Arequipa", añade Sáenz.

Hace cinco años, cuando comenzaron en este negocio, su principal objetivo fueron las habilitaciones urbanas y la venta de lotes. "Vendíamos a US$ 70 y US$ 100 el metro cuadrado, pero ahora esos mismos lotes en urbanizaciones que nosotros vendimos se cotizan en US$ 600 y US$ 800", agrega el ejecutivo.

Y hace cinco años la empresa también tomó una decisión que se ha rentabilizado: hacerse de un banco de terrenos, ahora todos muy solicitados y han pasado de su objetivo inicial que fue las habilitaciones urbanas a construir complejos que van desde la vivienda hasta los edificios de oficinas. "Lo que hicimos fue capitalizar nuestras utilidades comprando tierras", agrega.