El presidente ejecutivo de IAG advirtió el jueves que serán necesarias nuevas medidas de ajuste en la filial española , que ha puesto en marcha un recorte de plantilla de 3,807 empleados y quiere aplicar recortes salariales.

"La situación es crítica y nadie quiere que Iberia desaparezca", dijo en la junta de accionistas del grupo formado de la fusión de e Iberia.

"El ajuste del año pasado es un paso importante para la reestructuración de Iberia, pero solo es un primer paso e Iberia necesita más (…) No es rentable en ninguno de sus mercados, ni siquiera en el largo plazo", añadió.

Iberia perdió 351 millones de euros en 2012 y otros 202 millones antes de ítems extraordinarios en el primer trimestre del 2013.