Helsinki (Reuters).- Los inversores del fabricante finés de dispositivos móviles dijeron el martes al presidente ejecutivo Stephen Elop que se les acaba la paciencia con sus infructuosos intentos por alcanzar a los líderes del mercado Apple y Samsung en teléfonos inteligentes.

Muchos accionistas en la reunión anual general en Helsinki dijeron que Elop debería reconsiderar su decisión del 2011 de utilizar el sistema operativo para teléfonos móviles fabricado por su ex empleador , que ha dejado a la compañía rezagada en la carrera, que inició con buen pie con sus teléfonos inteligentes Lumia.

"Eres un buen tipo (…) y el equipo de liderazgo está haciendo su mejor esfuerzo, pero claramente no es suficiente", dijo a Elop el accionista Hannu Virtanen.

"¿Estás consciente de que los resultados son lo que importa? El camino al infierno está lleno de buenas intenciones. Por favor, cambia a otro camino", agregó.

La transición hacia desde el propio sistema operativo de Nokia, Symbian, debía demorar dos años. Ese período ya ha terminado y aunque resultados recientes han mostrado crecimiento en las ventas de teléfonos Lumia que usan la plataforma Windows Phone 8, los volúmenes palidecen en comparación con los principales modelos de Samsung y .

En el mismo intervalo, las ventas de los teléfonos móviles regulares de Nokia se han desplomado.

Las acciones de Nokia también han caído con fuerza y ahora cotizan a 2.72 euros, una fracción de su máximo nivel de 65 euros en el 2000. El martes, Elop reiteró el compromiso de la compañía con el software Windows Phone.

"Hacemos ajustes en la medida en que avanzamos. Pero es muy claro para nosotros que en la guerra de ecosistemas de hoy, hemos tomado una decisión muy clara de concentrarnos en Windows Phone con nuestra línea de productos Lumia", afirmó el ejecutivo.

"Y es con eso que competiremos con rivales como y (el sistema operativo de ) Android", agregó.