(Bloomberg).- Las líneas aéreas últimamente se encuentran en territorio desconocido: han ganado dinero para sus inversores. No cuenten con que eso vaya a durar.

Las autoridades antimonopolio están investigando si las estadounidenses están manipulando los precios en tanto se van acercando a una guerra por la cuota de mercado.

Ryanair Holdings Plc. pronostica que el combustible barato estimulará "una competencia irracional de precios" entre las empresas aéreas europeas en los próximos meses. Qantas Airways Ltd. le pagará una bonificación de 90 millones de dólares australianos al personal cuya acción gremial dejó su flota en tierra en 2011. Y con el temor que causan las turbulencias de y Grecia en los mercados, el Índice Bloomberg World Airlines cayó más de 10%, lo que coincide con la definición de corrección de mercado.

Todo esto es un recordatorio de que para las aerolíneas los buenos tiempos rara vez duran. Las empresas aéreas generan para los inversores los retornos más pequeños entre 29 industrias de todo el mundo, según la Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA, por sus siglas en inglés).

una vez bromeó con que alguien debería haber derribado de un cañonazo el primer vuelo a motor para ahorrarles disgustos a los inversores.

"Las aerolíneas no son empresas muy rentables", dijo en una entrevista de Bloomberg Television Tony Tyler, máximo responsable ejecutivo de . "A pesar de que estamos pronosticando un buen año este año, los márgenes globales seguirán siendo muy apretados en esta industria. Esto es así".

La industria mundial de la aviación debería marcar un hito en 2015: las líneas aéreas generarán para los accionistas un retorno que superará el costo de capital, según IATA.

"Por primera vez, la industria en promedio estará creando valor para sus inversores", dijo el economista jefe de IATA Brian Pearce en una presentación que tuvo lugar en junio en Miami. En cualquier otra industria, añadió, ese sería "el desempeño mínimo que se esperaría".

Buenos tiemposLos inversores aún no están dispuestos a festejar. Hasta la semana pasada, el Índice Bloomberg World Airlines había caído un 12% desde el 27 de abril –su punto más alto desde octubre de 2007-, superando la caída del 10% que muchos operadores consideran una corrección de mercado.

Al subíndice estadounidense le ha ido aún peor, ya que bajó 23% desde su pico del 26 de enero hasta el 8 de julio.

La crisis de nervios se produce en medio de un año extraordinario para la industria, en tanto las aerolíneas se beneficiaron con la caída de los precios del combustible y una competencia más débil.

Estos buenos tiempos no pueden durar, según Tony Webber, asesor de aviación y ex economista jefe de Qantas.

"Siempre que las aerolíneas empiezan a ganar dinero, se ve volver al mercado un exceso de capacidad", explicó telefónicamente desde Copenhague.