(AFP) Un grupo de indígenas peruanos afectados por derrames de petróleo en la Amazonía liberaron entre el lunes y el martes a un helicóptero militar y a ocho de sus ocupantes, que a modo de protesta desde el domingo en la región Loreto, informó Petroperú.

La liberación de las personas, entre militares y funcionarios de la petrolera, se produjo tras la firma de un acta entre los líderes de las comunidades indígenas, el presidente de Petroperú, Germán Velásquez, y el jefe del Instituto Nacional de Defensa Civil (Indeci), Alfredo Murgueytio.

Según el documento suscrito, ambos funcionarios se comprometen a realizar obras de electrificación y saneamiento para mejorar la calidad de vida de los nativos afectados por los dos derrames que se produjeron en enero y febrero.

La tarde del domingo, indígenas de la comunidad de Mayuriaga, afectados el 3 de febrero por un derrame del Oleducto Norperuano que administra Petroperú, impidieron el despegue de la aeronave que llegó con víveres para los damnificados.

Los pobladores solicitaban al gobierno que se considere en estado de emergencia a un total de 20 comunidades nativas afectadas por los derrames y no a sólo a 16.

Según el representante la Asociación Interétnica de Desarrollo de la Selva Peruana (Aidesep), Segundo Chuquipiondo, los trabajadores de Petroperú solo han recolectado hasta el momento 900 barriles de un total de 2,000 que se derramaron en Amazonas y Loreto, lo que dejó más de 5,000 personas afectadas y 243 heridos.

Petroperú contrató a la compañía finlandesa Larsen Marine Oil Recovery (Lamor) para acelerar la recuperación ambiental y la limpieza en las áreas afectadas por derrames de crudo. El ministro del Ambiente, Manuel Pulgar Vidal, adelantó que los arreglos tomarán un año.

A principios de febrero el gobierno de Ollanta Humala ya había declarado en emergencia sanitaria la calidad del agua de los ríos amazónicos que abastecen a los pobladores de distritos afectados. Según autoridades ambientales, el derrame se produjo por el deterioro de los ductos transportadores del combustible.

Petroperú fue sancionada a raíz de estos derrames con US$ 3.6 millones por incumplir el programa de mantenimiento del Oleoducto Norperuano, que transporta el crudo hacia la región costera de Piura.

Según, Aidesep, desde el 2010 a la fecha han ocurrido 11 derrames de petróleo en la Amazonía peruana.