Madrid (Reuters).- El holding hispano-británico , que agrupa a las aerolíneas e , cerró el primer trimestre con unas pérdidas después de impuestos de 630 millones de euros frente a un saldo negativo de 129 millones de euros en el mismo período del año anterior, según las cuentas financieras registradas en la CNMV.

En una nota de prensa separada, el grupo dijo que el resultado operativo arrojó un saldo negativo de 589 millones de euros frente a una pérdida operativa de 212 millones de euros en el primer trimestre del 2012. Antes de partidas excepcionales, la pérdida fue de 278 millones de euros frente a 249 millones de euros hace un año.

El presidente ejecutivo calificó los resultados de alentadores por "la solidez de los ingresos subyacentes en mercados estratégicos", y agregó que la compañía está adaptando la capacidad a la demanda y "estamos registrando una fuerte evolución de los ingresos unitarios de pasaje del grupo, a pesar de los 10 días de conflicto sindical en Iberia y la débil situación que atraviesa España".

En la bolsa local, las expectativas de pérdidas significativas de IAG no intimidaban a los inversores. El martes pasado, las acciones de IAG, que se estrenaron en bolsa en el 2011, marcaban un precio récord de 3.37 euros, un alza de casi el 50 por ciento desde principios de año, al descontar el mercado una mejora del negocio en los próximos trimestres.

Estas expectativas se basaban en la sostenida bajada del precio del crudo (-5% en los primeros cuatro meses del año), la toma de control de Vueling y el final del conflicto laboral en Iberia, entre otros factores.