Tokio (Reuters).- La japonesa recortó su previsión de ganancia neta para el año completo luego de que las ventas en China, el mayor , fueron golpeadas por una reacción popular contra los productos japoneses el mes pasado en medio de una disputa territorial sobre unas islas del mar de China Oriental.

La hace probable que sus rivales y hagan lo mismo cuando reporten ganancias trimestrales la próxima semana.

"Es probable que y recorten sus previsiones de la misma manera. Un recorte era previsible debido a que los problemas de China no tuvieran en cuenta en los pronósticos", dijo Fujio Ando, director gerente de Chibagin Asset Management.

La demanda de autos de Honda, y se desplomó en China en medio de violentas protestas por la disputa territorial, con la surcoreana Hyundai Motor y la alemana BMW aumentando su participación de mercado.

Las ventas de y sus emprendimientos conjuntos en China cayeron un 40,5 por ciento en septiembre. China es el segundo mayor mercado de Honda, después de Estados Unidos, representando un 17 por ciento de sus ventas globales en el 2011.

Honda, cuyos modelos incluyen el Accord, el Fit/Jazz, el Civic y el CR/V, recortó su pronóstico de ganancias netas para el año hasta marzo a 375.000 millones de yenes (4.700 millones de dólares) desde su estimación anterior de 470.000 millones de yenes. El año pasado, Honda reportó una ganancia neta de 211.400 millones de yenes.

Las acciones de Honda que cayeron un 15 por ciento a cerca de mínimos de nueve meses en medio de las protestas en China cedían casi un 6 por ciento el lunes, cotizando a 2,383 yenes en de la tarde.

Honda dio a conocer sus resultados trimestrales tres horas antes que lo previsto, después de publicar accidentalmente los resultados en su sitio web. Rápidamente removió las cifras, pero la Bolsa de Valores de Tokio le dijo que presentara el anuncio completo.

La utilidad neta entre julio y septiembre subió un 36,1 por ciento a 82.200 millones de yenes (1.030 millones de dólares), levemente por debajo de la estimación promedio de 107.200 millones de yenes obtenida en un sondeo de Thomson Reuters I/B/E/S a seis analistas. Un año atrás, los fabricantes japoneses aún sufrían los efectos del terremoto y el tsunami de marzo.

Las ganancias trimestrales de fueron afectadas por los costos de la puesta en marcha y publicidad para el nuevo sedán Accord, que salió a la venta en Estados Unidos en septiembre, pero la actualización ayudó a la tercera mayor automotriz japonesa a aumentar su cuota en el mercado de automóviles y camiones ligeros en Estados Unidos a un 8,7 por ciento en septiembre.