Hace cinco años la empresa decidió aplicar en la sociedad las estrategias que habían probado su eficiencia en su público interno.

"Nuestra principal preocupación siempre ha sido promover las , la tecnología y la investigación como vehículos motivadores de innovación", explica Mario Alvarado, gerente general corporativo de la firma.

IniciativaEl resultado de esa intención se plasmó en el Premio Graña y Montero a la Investigación en la Ingeniería Peruana, iniciativa que ya va por su quinta edición y que se realiza con la colaboración del Colegio de Ingenieros del Perú y la Academia Peruana de Ingeniería.

El objetivo del evento es reconocer el talento de la comunidad de ingenieros y su aporte al desarrollo de soluciones en beneficio de la sociedad.

Este año a través de sus dos categorías tesis universitaria e investigación profesional el Premio Graña y Montero entregó S/. 120,000.

Ambos ganadores son egresados de la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI). Otro objetivo del certamen es descentralizar la investigación, por lo que los finalistas de las categorías vienen de diferentes ciudades como Piura, Cusco, Huánuco y La Libertad.

"Lo que más destaco es que no se trata solo de investigación científica de nombres largos y complicados, sino de aplicaciones prácticas de cada investigación", señala Alvarado. Así, por ejemplo, el proyecto ganador servirá para erradicar posibles microbios de la fibra de alpaca en telas de exportación.

En cortoBuen gobierno corporativo. La otorgó esta semana a Graña y Montero la "Llave BVL", premio que simboliza la confianza y reconocimiento por contar con las mejores prácticas de gobierno corporativo y por la liquidez de sus acciones.