Manila, (Reuters).- eliminará hasta 920 empleos y recortará gastos en su proyecto de cobre y oro Tampakan de US$ 5,900 millones en , una de varias minas planeadas bajo revisión desde que la compañía fue formada en una fusión sin precedentes.

Tampakan, un proyecto difícil en una región conflictiva del sur de las Filipinas, no ha sido puesto a la venta en forma oficial.

Sin embargo, como muchos de los proyectos mineros costosos que pertenecían a Xstrata, está siendo revisado por sus nuevos dueños y es uno de cuatro proyectos que Glencore dijo que podría vender para apaciguar las preocupaciones de reguladores chinos, si no puede vender la mina en Perú.

Sagittarius Mines Inc, en la que Glencore tiene una participación de 62.5%, dijo hoy que había revisado su plan de trabajo ya que el proyecto seguía enfrentando "desafíos sustanciales al desarrollo", lo que incluye una veda a la minería a cielo abierto en la provincia de Cotabato del Sur.

Esto significa que es improbable que alcance su meta de producción inicial para 2019, que ya había sido revisada.

"No se pueden tomar decisiones de inversión hasta que se resuelvan los desafíos actuales del proyecto y se obtengan las aprobaciones necesarias", dijo John Arnaldo, portavoz de Sagittarius.

La nueva demora a lo que podría ser la inversión extranjera directa más grande en Filipinas también refleja un ambiente problemático para inversores que buscan desarrollar nuevas riquezas minerales en el país con un valor estimado de US$ 850,000 millones.