(Bloomberg).- Porsche, el fabricante del auto deportivo 911, informó que el beneficio del año pasado creció 25% hasta un récord, aportando el apoyo indispensable a la sociedad matriz, , en tanto se prepara para el costo imponente de resolver su escándalo por manipulación de resultados en pruebas de emisiones.

La ganancia operativa aumentó hasta 3,400 millones de euros (US$ 3,780 millones), y la facturación mejoró 25% hasta 21,500 millones de euros, dijo el fabricante de autos deportivos con sede en Stuttgart, Alemania, este viernes en un comunicado.

Luego del impulso que significó el año pasado el lanzamiento del nuevo vehículo utilitario deportivo compacto Macan, el crecimiento de las entregas este año se desacelerará.

Porsche también enfrenta gastos sustanciales para desarrollar su primer modelo totalmente eléctrico y ampliar su red de fabricación. Aun así, una puesta al día en la gama del modelo del auto deportivo 911 y una demanda sólida de su SUV debería ayudar a Porsche a alcanzar su meta de un margen de ganancia operativa del 15% en 2016 después de un 16% el año pasado, dijo.

"Porsche continúa su evolución exitosa también este año", dijo el máximo responsable ejecutivo, Oliver Blume, en el comunicado. Las ventas en los dos primeros meses crecieron 14% hasta más de 35,000 autos pese a que la demanda de autos en China, el mercado más grande de Porsche el año pasado, viene enfriándose.

'Boxster' modernizadoDespués de la marca de lujo , Porsche es la segunda que más ganancias aporta en Volkswagen y genera los márgenes más altos en el grupo. El éxito de la marca es vital para que el fabricante de autos más grande de Europa pueda hacer frente a lo que serán miles de millones de euros en costos derivados de la manipulación de los resultados en las pruebas de emisiones.

La exposición de Porsche al escándalo es relativamente pequeña. La división está retirando del mercado 13,000 SUV Cayenne en Estados Unidos dado que utilizan un motor diésel desarrollado por Audi que incluye el software involucrado en las manipulaciones de las emisiones. Porsche está a la espera de que las autoridades estadounidenses aprueben una propuesta de solución presentada por el fabricante.

Las provisiones para los costos relacionados se constituyeron el año pasado, dijo el máximo responsable financiero, Lutz Meschke.

La demanda de autos deportivos Porsche se ha mostrado resistente pese al nerviosismo económico en mercados como China, Rusia y Brasil. La versión Turbo del 911, el modelo insignia con alto margen, salió a la venta en Europa a fines de enero y fortalecerá las ganancias este año.

El biplaza descapotable Boxster, presentado en la exposición del automóvil de Ginebra este mes, se lanzará a fines de abril y la versión Cayman de techo rígido seguirá más adelante este mismo año. Los dos autos están siendo combinados en una nueva línea modelo 718, que presenta un motor chato de cuatro cilindros recientemente desarrollado con turbo- alimentación.

"Hoy anticipamos aumentar levemente los ingresos este año y alcanzar una ganancia en el nivel del año anterior", dijo en su discurso Meschke, el director financiero.