Reuters.- recortó el martes su proyección de ganancias para todo su año fiscal 2013, al decir que sus ganancias podrían bajar hasta un 6% en el año puesto que el debilitamiento de la economía mundial había llevado a sus clientes a buscar alternativas más baratas.

FedEx, la segunda mayor compañía de correos del mundo, dijo que ahora espera que su utilidad del ejercicio fiscal 2013, que termina en mayo, se ubique entre 6.20 dólares y 6.60 dólares por acción, rebajando su proyección anterior de 6.90 a 7.40 dólares.

Los analistas esperaban en promedio ganancias en el año de 7.03 dólares por acción.

Las acciones de la firma caían un 1.84% a 87.63 dólares en las primeras operaciones en , tras cerrar el lunes en 89.28 dólares.

"Las débiles condiciones globales afectaron el crecimiento de los ingresos, generaron un cambio en nuestros clientes respecto a nuestros servicios diferidos", dijo en un comunicado el jefe de operaciones financieras de la compañía, Alan Graf.

FedEx había advertido este mes que el deterioro del panorama económico estaba afectando sus resultados, siguiendo los pasos de su rival mayor , que en julio recortó su estimación de beneficios para el 2012.

Las ganancias en el recién finalizado primer trimestre estuvieron fuertemente afectadas por el servicio express de la compañía, que ofrece el envío aéreo de encomiendas durante la noche y en el que las utilidades operacionales cayeron un 28%.

El segmento reportó un descenso del 5% en los envíos de encomiendas en Estados Unidos. "La revisión a la baja refleja lo que ha sido un panorama macroeconómico difícil en general y un ambiente específicamente difícil para los servicios aéreos express", dijo Benjamin Hartford, analista de Robert W. Baird & Co.

"Esta ha sido una tendencia temporal y se ha agudizado recientemente, puesto que las corporaciones afrontan una desaceleración del crecimiento y se están centrando en gestionar mejor sus costos", explicó.

Los ingresos netos de FedEx para su primer trimestre fiscal que terminó el 31 de agosto fueron de 459 millones de dólares, o 1.45 dólares por acción, una baja del 1% respecto de los 464 millones de dólares o 1.46 dólares por acción del año previo.

La cifra se encuentra muy por debajo del promedio de 1.56 dólares por acción estimado por analistas antes de la advertencia de la compañía sobre sus resultados, pero por encima de la proyección revisada de Wall Street de 1.40 dólares por acción, según un sondeo de Thomson Reuters I/B/E/S.

Los ingresos totales para el primer periodo fiscal crecieron un 3%, a 10.790 millones de dólares.