Por Stefano De Marzo

Edwin Chávez, CEO de Siemens para el Perú y Ecuador, ilustra de este modo el vasto campo de acción que la posee. "Estamos desde en un interruptor de pared hasta en una planta de generación hidroeléctrica", comenta el ejecutivo ecuatoriano.

"Siemens tiene 166 años de vida y estamos en más de 190 países. No hay sitio en el mundo donde tú no encuentres una oficina nuestra", añade sobre la empresa en la que labora, donde se ha desempeñado en diversos cargos directivos en el Perú, Chile y Ecuador, durante trece años.

La compañía es una de las líderes mundiales en automatización. De manera reciente, han lanzado en el país el SIMATIC S7-1500, un equipo de última generación para la gran industria. "El fórmula 1 de ", en palabras de Edwin Chávez. "La ventaja de esta versión en comparación con la anterior es su integralidad", comenta el ejecutivo.

Antes, en las empresas, cada equipo tenía un software distinto, lo que generaba pérdidas de tiempo y dinero. "Esta vez dijimos: 'vamos a hacer una sola plataforma donde se pueda tranquilamente parametrar todo, además de ser este un equipo más potente', añade. El lanzamiento del SIMATIC S7-1500 es acompañado por el del software TIA Portal, que vuelve la programación más amigable.

Estos nuevos productos son consecuencia del compromiso con la que tiene la organización. Siemens dedica el 5% de sus ventas a estos menesteres. Solo en el 2012, invirtió 4,24 billones de euros, señala. Siemens facturó 89 millones de euros en el último año y, en cuanto al Perú, espera triplicar la tasa de crecimiento del PBI, creciendo entre el 15% y el 25% para el 2013.

"Alguna vez alguien me preguntó: '¿cuál es la competencia más fuerte que tiene Siemens?'. Y mi respuesta fue: 'Ninguna'. No existe ninguna compañía en el planeta que se parezca a Siemens", concluye el ejecutivo, con una confianza en la empresa que podría ser considerada un acto de fe.