La pandemia ha puesto de rodillas a los clubes de fútbol europeos, golpeados por una caída repentina de los ingresos, mientras que siguen pagando altos salarios a los jugadores.
La pandemia ha puesto de rodillas a los clubes de fútbol europeos, golpeados por una caída repentina de los ingresos, mientras que siguen pagando altos salarios a los jugadores.