La cadena de librerías inició su proceso de internacionalización con la adquisición de la empresa ecuatoriana , en una operación cerrada el martes último en la ciudad de Quito. La cadena posee seis locales a lo largo de Ecuador, cuatro en Quito y dos en Guayaquil.

Luego de varios meses de negociaciones, Crisol llegó a un acuerdo con la familia Luzuriaga, propietaria de LibroExpres, para que luego de 32 años dejara la propiedad de su compañía en manos de capitales peruanos.

"Ingresar al mercado ecuatoriano es un verdadero reto. Si bien compartimos una misma cultura y tenemos características comunes, es todo un desafío, en el que habrá que trabajar arduamente para consolidar nuestra presencia y expandirnos", declaró Jaime Carbajal, gerente general de Crisol.

Carbajal destacó que Crisol destinará hasta US$ 1 millón a la apertura de nuevas tiendas en Quito, Guayaquil y Cuenca: "La presencia de Crisol en este mercado permitirá promover tanto a escritores peruanos en el Ecuador como a la inversa. Es una gran oportunidad para los escritores jóvenes".

La adquisición forma parte de la ejecución del plan estratégico de Librerías Crisol, uno de cuyos ejes es la internacionalización. "Para alcanzar este objetivo, actualmente nos encontramos también evaluando el ingreso a otro mercado de la región", aseguró el ejecutivo.

Librerías Crisol posee en el Perú 17 tiendas en el Perú, ubicadas principalmente en centros comerciales, y realiza operaciones de distribución en el mercado editorial.