La compañía finlandesa de juegos Rovio, creadora de Angry Birds, anunció recientemente su plan de reestructuración, que resultará en despidos de hasta 260 empleados, lo que representa más de la tercera parte del personal de la compañía.

Rovio emplea actualmente a 670 trabajadores, la mayoría de los cuales trabaja en Finlandia y después de la reorganización, se enfocará en sus tres sectores de negocios clave, incluyendo los juegos, los medios y los productos de consumo, indicó la compañía en un boletín de prensa.

La compañía dijo que las negociaciones colectivas afectarán a toda la organización. Los empleados que trabajan en la producción de la película Angry Birds en Estados Unidos y Canadá no están incluidos.

Las dificultades de Rovio se deben a su baja rentabilidad en los últimos años, en gran medida derivada de contratiempos en sus negocios secundarios.

La contracción de la compañía empezó en 2013 y su operación se deterioró aún más en 2014, cuando las ganancias de operación cayeron drásticamente 73%, de 36.5 millones de euros (US$ 41.61 millones) en 2013 a 10 millones de euros.

Los beneficios bajaron sobre todo debido a la baja en las ventas de los subproductos del consumidor, las cuales casi se redujeron a la mitad de 73.1 millones de euros en 2013 a 41.4 millones en 2014 (US$ 47.19 millones).

Fundada en 2003, Rovio es una compañía desarrolladora de juegos y de entretenimiento con sede en Espoo, sur de Finlandia. La compañía creció rápidamente después de lanzar el juego Angry Birds a finales de 2009.