(Reuters).- La Corte Suprema de Delaware en Estados Unidos ratificó el pago de daños por US$ 2,000 millones, que había decidido otro tribunal por considerar que la minera peruana pagó un sobreprecio a su matriz para adquirir un activo.

En octubre del año pasado, un juez de Delaware ordenó al gigante minero Grupo México devolver dinero a su subsidiaria peruana , porque dijo que pagó en exceso por otra empresa de la firma mexicana en el 2004.

propuso en el 2004 a , como era conocida entonces, comprará otra empresa del grupo, Minera México. La compra se completó en el 2005 por US$ 3,750 millones pagados con acciones de Southern Copper.

El juez Leo Strine de Delaware estimó que el exceso en el pago fue de US$ 1,263 millones, a lo que sumó los intereses para llegar a los US$ 2,000 millones.

La decisión del tribunal supremo mantiene además que se deben pagar costos legales por 304 millones de dólares a los abogados de los accionistas demandantes, en la mayor compensación de este tipo otorgada por el tribunal de Delaware, que revisa muchas causas de conflictos entre accionistas.

Los acusados reclamaron que los pagos legales suponen honorarios de 35,000 dólares por hora, más de 30 veces la tasa de otros casos comparables.