Los habitantes de Estados Unidos han disminuido el consumo de bebidas gaseosas en el 2015 por undécimo año consecutivo, según el informe anual de la revista Beverage Digest.

El reporte indica que los estadounidenses bajaron en un 1.2% el consumo de esos refrescos el 2015 respecto al año anterior, mientras que el consumo anual per cápita de esos refrescos se redujo en un 1.5% en un año, llegando a los 130 litros en el 2015. Se trata de la cifra más baja desde 1985.

Se estima que en 1998 los estadounidenses consumían aproximadamente 190 litros de bebidas gaseosas al año, lo que representa una baja de 46% en 17 años.

El diario El Mercurio de Chile explica que la gran caída de esta industria tiene relación con que la demanda por los refrescos dietéticos vendidos por dos de las principales compañías del mercado PepsiCo y Coca-Cola experimentaron una disminución en ventas. PepsiCo fue una de las que más sufrieron con una baja de 5.8% en el volumen de sus ventas de bebidas light, mientras que en Coca Cola cayeron un 5.6%.

Además, los datos también muestran que la categoría que sigue anotando números positivos es la de las aguas embotelladas. En Estados Unidos, algunas de las principales compañías dedicadas a este negocio registraron alzas de hasta un 11,4% en el volumen de sus ventas durante 2015.

En busca de hacer frente a este complejo momento, las compañías del rubro han decidido enfocar la venta de latas y botellas de menor tamaño. De ese modo, el valor por litro es más elevado que los envases tradicionales y además proporcionan a sus clientes un tamaño que se ajusta más a lo que desean consumir.