Rangun (AP).- empezó el martes a embotellar su famosa bebida en , como parte de un plan de inversión a cinco años por 200 millones de dólares luego de no contar con producción local por más de 60 años.

La compañía anunció en un boletín de prensa la ceremonia de inauguración de su planta embotelladora en Hmawbi Township, un suburbio de Rangún, la ciudad más grande del país, en asociación con la compañía local Pinya Manufacturing Co.

El regreso de Coca-Cola es representativo de las oportunidades que las compañías estadounidenses ven en Mianmar conforme desarrolla una economía de libre mercado luego de décadas de régimen militar.

La economía se socializó luego de un golpe de Estado en 1962, y la mayoría de las inversiones por parte de compañías estadounidenses quedaron vetadas luego de que Washington aplicó sanciones económicas contra la junta militar que tomó el poder en 1988 debido a sus políticas represivas.