La elaboración de ayuda a las organizaciones a marcarse objetivos, medir el desempeño y gestionar el cambio con el propósito de que sus operaciones sean más sostenibles, por ello, cada vez son más las empresas y organizaciones que consideran su elaboración

Al respecto, la indicó que en el 2015 se registraron cambios importantes en la presentación de los reportes de sostenibilidad alrededor del mundo y la elaboración de estos reportes se ha convertido en una práctica estándar entre las grandes empresas a nivel global.

En el 2015, el 73% de las N100 (100 mayores empresas a nivel global) presentaron dicho informe, lo que significa un crecimiento de dos puntos porcentuales en relación al 2013.

Mientras que en el Perú, 69 empresas, entre grupos extranjeros y grupos locales, presentaron dicho reporte en 2015; aun así, todavía se encuentra entre los países que menos reportes generan a nivel global.

En este contexto, la (SMV) emitió una resolución que exige a las empresas emisoras la elaboración del Reporte de Sostenibilidad Corporativas junto con la presentación de la Memoria Anual, a partir del 2016.

Al respecto, Alicia Moreno, de KPMG México, y Kori Silva, Gerente Senior de Advisory de KPMG Perú, detallaron cinco pasos claves para la elaboración de un buen reporte de sostenibilidad bajo la metodología del Global Reporting Initiative (GRI).

1. Planificación del proceso de elaboración. Es primordial conocer las características de los lineamientos GRI – G4, las tareas y decisiones a tomar en torno a las fases e identificación del contenido que se espera encontrar. Por ejemplo, definir si se utilizará la opción Esencial, que incluye desempeño económico, ambiental, social y de gobierno, o la opción Exhaustiva, que añade contenidos básicos relativos a la estrategia, el análisis, el gobierno, la ética y la integridad.

2. Identificar y comprometer a los grupos de interés. Es importante que la empresa identifique y priorice a sus principales stakeholders (internos y externos), para considerar sus apreciaciones – evaluaciones fundamentadas y razonables sobre el desempeño de la empresa – como referencia básica para la elaboración del informe, y en ese sentido estructurar el documento en base a información real y constatada.

3. Definición de aspectos materiales y límites. La empresa debe definir los aspectos materiales y límites; para luego identificar, priorizar y validar aquellos que serán evaluados en el reporte. Cabe señalar que el GRI – G4 solicita se organicen los Contenidos básicos específicos en tres Categorías: la Económica, la Ambiental y la Social.

Además deben aplicarse los Principios de materialidad evaluando cada tema relevante bajo dos parámetros– la importancia de los impactos económicos, ambientales y sociales significativos de la organización; y la influencia en las evaluaciones y decisiones de los grupos de interés. Luego debe decidirse qué grado de cobertura, cantidad de datos y explicación se contemplará en el informe.

4. Monitoreo para la construcción del reporte. Para poder construir el reporte se debe establecer un sistema de monitoreo que tendrá como fin revisar los sistemas internos, recabar información, establecer objetivos de desempeño y dar seguimiento a través de los indicadores a gestionar.

5. Verificación y difusión del reporte. Una vez que se ha elaborado el reporte de sostenibilidad y se ha verificado la información, es importante aplicar los Principios relativos al Contexto de sostenibilidad (describir el desempeño de la organización y la demanda de recursos ambientales o sociales en ámbitos como el local, regional o internacional) y la participación de los grupos de interés.