(Bloomberg) Los seis bancos más grandes de reducirán su red de 8,000 sucursales en un 75% en la próxima década y podrán atender a la mayor parte del país con unos 500 locales cada uno, señaló Jason Napier, analista de Deutsche Bank, en un informe dado a conocer el mes pasado.

Las transacciones de las sucursales caen un 10% anual, según la Asociación de Banqueros de Gran Bretaña (BBA, por sus siglas en inglés).

"La cantidad de sucursales está bajando desde hace un tiempo, pero a partir de ahora se acelerará", dijo Napier en el informe del 8 de setiembre. El Reino Unido registró "un fuerte crecimiento de las inscripciones en la banca móvil, de tablets y online, aumentos aún más marcados en los volúmenes de transacciones y caídas anuales de dos dígitos en la afluencia de público a las sucursales".

Los bancos aprovechan el uso de Internet, los servicios de telefonía móvil y los cajeros automáticos para reducir los puestos de trabajo y los costos. , el principal proveedor de hipotecas de Gran Bretaña, podría aumentar sus ganancia un 10% en la próxima década si cierra la mitad de sus 2,253 sucursales, mejorando su calificación crediticia y la generación de capital, calcula Deutsche Bank

Movida controversialSi bien los cierres resultan polémicos para algunos grupos de clientes y legisladores, HSBC Holdings y Royal Bank of Scotland Group registraron una caída de aproximadamente un tercio en las visitas de los clientes a las sucursales desde 2009, dijo la BBA. El 40% de los costos de la banca minorista proviene de las sucursales, según Deutsche Bank.

Lloyds se apresta a eliminar miles de empleos como parte del recorte más grande desde por lo menos 2011, dijo ayer una persona con conocimiento del tema.

En 2013, los clientes realizaron 6,900 millones de transacciones bancarias utilizando sus computadoras personales, por encima de los 5,000 millones de 2009, según la BBA, que representa a los bancos más grandes del país.

"Aunque a los clientes de la vieja generación les resulta desagradable, la tendencia irreversible hacia los y los teléfonos móviles significa que el cierre de sucursales es una tendencia que probablemente continúe", señaló Simon Willis, analista de Daniel Stewart Securities Plc de Londres. "El chaleco de fuerza político se eliminará en alguna medida en tanto el gobierno ceda ante las realidades comerciales".