Conseguir financiamiento no es sencillo. de todo el mundo le tocan las puertas a inversionistas de Silicon Valley con ese propósito. Para obtener una respuesta, se tienen que hacer, en promedio, unos 37 intentos y, contrariamente a lo que se cree, un inversionista no está dispuesto a ganar el 10% de la cartera.

Julio Vela, director de Centro de Innovación y Desarrollo Emprendedor (), explicó así que los grandes inversores financian negocios de impacto global por lo que los emprendedores peruanos deberían apuntar más a ello, pero también invitó al análisis al considerar que no necesariamente se tienen que buscar oportunidades donde las buscan todos los demás.

"Acá nuestros emprendedores, en promedio, no todos, tienen una visión chica del mundo. Mientras que, en Estados Unidos, practicamente todo el que llega piensa en cómo venderle al mundo, nosotros aún tenemos una visión de corto alcance", dijo. "Hay que tener cuidado con esperar que un inversionista norteamericano nos ayude a desarrollar proyectos que tienen impacto muy pequeño".

En ese contexto, consideró necesario desarrollar una industria de capital de oportunidad peruano (tras precisar que la traducción correcta de Venture Capital es capital de oportunidad, no de riesgo). Por tanto, destacó el compromiso del Estado con las start-ups, pero instó a "los empresarios a involucrarse más."

"El Estado está poniendo fondos (a través del y ). Pero si el empresariado actual no se involucra y no se generan los llamados ángeles inversionistas, si no se generan fondos de inversión de oportunidad locales, si no se generan fondos de financiamiento privados, simplemente esta ola (de emprendedores) se va a agotar", conjeturó.

"Necesitamos desarrollar esos instrumentos de soporte y, además, instrumentos en paralelo como incubadoras; más adelante, esperamos tener parques tecnológicos o quizá desarrollar entornos naturales como Silicon Valley", subrayó Vela. "El paradigma actual es que la sociedad se mueve a través de sus emprendedores".

Programas de financiamiento disponiblesJulio Vela expresó su preocupación ante la falta de incubadoras y aceleradoras en el Perú. Así, mientras Wayra lidera dentro del listado de aceleradoras, las incubadoras suelen estar relacionadas con las universidades, pero en lugar de contar con un soporte financiero, poseen un componente de involucramiento.

De igual manera, los programas de financiamiento en el Perú son contados. Y es que no hay inversiones grandes por la escasez de grandes emprendimientos y no hay emprendimientos de enorme magnitud porque no hay financiamiento para ellos.

"Ese es un dilema como el del huevo y la gallina", aseguró. "Se espera que con los fondos del Estado se rompa ese círculo vicioso y podamos tener empresas de mayor impacto. Finalmente, es responsabilidad de todos los demás actores involucrados (universidades, incubadoras, emprendedores y empresarios) que el financiamiento que se está dando tenga frutos correctos."