Luisa Huaruco Gonzaleslhuaruco@diariogestion.com.pe

Con 26 años en el mercado educativo de la moda, Chio Lecca ha logrado consolidar su calidad pedagógica y ahora apunta a una expansión en infraestructura, descentralizando sus operaciones hacia provincias.

"Hace dos años inauguramos una sede en , iniciamos con tres pisos y este año ya alquilamos todo el edificio, donde desarrollamos nuevos talleres y trabajamos directamente con las empresas de moda y confección. También hemos ampliado nuestra capacidad instalada a través de una nueva sede en Los Olivos y para este año proyectamos la incorporación de dos nuevas sedes en provincias, en Cusco y Arequipa", explica Gianfranco Castillo Lecca, gerente general de Chio Lecca Fashion School.

En la marca busca aprovechar el bagaje milenario de la textilería de la zona, modernizando la artesanía textil para hacerla atractiva al mercado internacional. La inversión realizada en Cusco es de US$ 600 mil y se espera inaugurar la sede a mediados del presente año.

En el caso de la institución destaca que se trata del foco comercial más importante del país, después de Lima, además de ser una plaza atractiva para los centros educativos. En la ciudad blanca se espera terminar el proyecto a fines del 2015.

En Lima la ampliación realizada en la sede de Los Olivos les permitió ampliar su proyección de alumnos de 500 a 800 estudiantes, mientras que en la sede de San Isidro vienen implementando nuevos ambientes que ampliarán su capacidad de 800 a 1400 alumnos al finalizar las obras.

A nivel de currícula la apuesta de Chío Lecca es por la diversificación. "El semestre pasado incorporamos una nueva carrera que se llama Marketing y Comunicación de Moda y este año lanzaremos una nueva carrera enfocada en la Gestión Estratégica de la Producción Textil, en la que vamos a desarrollar profesionales que no sólo piensen de manera operativa, que sepan confeccionar y desarrollar todos lo patrones, sino que también puedan gerenciar el desarrollo de productos", enfatiza Castillo.

En el mediano plazo Chío Lecca espera cruzar las fronteras peruanas, y apunta a abrir una oficina comercial en Guayaquil, donde esperan ingresar al mercado retail el 2016, con un punto de venta para sus alumnos.

"La textilería peruana necesita un shock de realidad"Para el directivo de Fashion School el camino que debe seguir Perú para convertirse en una potencia de la industria textil pasa por un enfrentar un shock de realidad.

"Ante el crecimiento del y el ingreso de marcas internacionales que manejan un elevado componente de diseño a un precio accesible, los diseñadores que quieran ser competitivos deberán cambiar su mirada de la industria y no sólo apuntar al mercado de la alta moda, sino desarrollar un enfoque más comercial", señala.

Para Castillo es necesario desarrollar una filosofía empresarial que incentive la asociatividad dentro del sector moda y confecciones para crecer como bloque, evitando que las empresas del sector se sigan canibalizando, al ofrecer lo mismo a un segmento del mercado muy similar.

"El empresario de moda de hoy tiene que entender que de la creatividad no se vive, que debe rentabilizar esa creatividad agregándole un componente comercial y logrando un producto innovador. El diseñador de modas no solamente tiene que hacer prendas que se vean bien, sino prendas que se vendan, ese debe ser el verdadero enfoque del empresario de modas hoy", finaliza.