Alfredo Romero Umlauff es ingeniero civil de la Pontificia Universidad Católica del Perú. A los 28 años, su trabajo era la construcción de viviendas en Lima. Era de la década de los ochenta.

"Alfred", como lo llama María, su esposa, trabajó también en la construcción de la primera etapa del tren eléctrico, a vísperas de los años noventa. Con más de 35 años en la construcción, el iqueño confesó que hace tres años pensó en retirarse.

Sin embargo el experto, hoy con 64 años, continúa rodeado de planos, escalímetros y calculadoras. Romero es ahora el gerente central de la construcción de la segunda planta de en Piura.

"Cada vez que puedo, me acerco a los trabajadores para darle mis sugerencias. Algo que mi ojo entrenado me permite ver y, sobre todo, mi olfato. Los perros viejos pierden el olfato, los ingenieros viejos lo ganamos", cuenta.

Romero fue llamado para dirigir la construcción de la planta en octubre del 2012. En ese momento trabajaba para la empresa JJC Contratistas Generales. El padre de tres hijas afirma que cuando en Cementos Pacasmayo pensaron en alguien que pudiera liderar, lo hicieron en él. "Me llamaron y acepté", añade.

¿Cómo surge la idea en Cementos Pacasmayo para construir una planta en Piura?El proyecto empieza a gestarse desde hace bastantes años como una necesidad de la empresa de consolidarse en el norte bajo un sistema de multiplanta en la localidad de Pacasmayo. Se escoge la mejor ubicación en Piura, relativamente cerca de las fuentes de la cantera, pero sobre todo cerca del consumidor final.

¿Cuándo se puso la primera piedra?La primera palada la hicimos en octubre del 2013. Empezamos con la construcción del cerco y movimiento de tierra general.

¿Cuál es el plazo de ejecución de la obra?El plazo de obra lo estimamos alrededor de 20 meses y estamos dentro del tiempo.

¿Cuándo se producirá la primera bolsa de cemento?Tenemos dos hitos importantes. Uno es el hito de producción de cemento. Son dos producciones diferentes: producción de cemento y clínker. Estimo que estaremos produciendo la primera bolsa en la tercera semana de julio, en Fiestas Patrias. Y el clínker en setiembre. Con eso ya tenemos toda la línea completa.

¿Qué tan complicado es realizar una obra de esta magnitud?Las obras no son fáciles ni difíciles. Los proyectos y las obras se hacen fáciles o se hacen difíciles. La llave del éxito para que una obra sea fácil es la planificación. Hay que contar con los recursos, planificar, sentarse y obviamente tener un buen equipo humano que ayude en esta planificación, con los especialistas indicados en cada una de las disciplinas. Además, si se hace con una visión clara del futuro, la obra se hace fácil.

¿Cuántas personas han estado involucradas en la construcción?Hemos emitido unos 4,500 fotochecks para personas que están dentro de la obra. Y si incluimos adicionalmente a personas que han trabajado en talleres en Lima o subcontratistas, estimo unas 2,500 personas más. Si sumamos pudiéramos estar hablando entre 6,000 o 7,000 personas que han trabajado directamente.

¿Cuántas personas que trabajan son de la zona?Dentro de la estrategia de la ejecución de la obra, le hemos dado prioridad sin que eso signifique exclusividad a personal local. Sin embargo, con el personal local no podemos cubrir la cantidad. Siempre vienen de otros sitios del Perú. Hemos estado con un 45% de personal local y 55% de otras provincias como Puno o Cajamarca.

¿Y a nivel de contratistas?Hemos tenido como contratista, principalmente, al consorcio JJC Schrader Camargo, que tiene la parte principal del negocio, que es la parte de piroproceso (parte de fabricación del clínker) y de cemento. En total, se sumaron unas 120 empresas contratistas a este proyecto. Tanto en el sitio o en Lima con talleres de fabricación.

¿Cuál ha sido la inversión?La inversión aprobada por el directorio es de S/. 386 millones. Dentro de ello, se incluye todo. Es decir, las compras del terreno, el estudio de impacto ambiental, permiso de canteras, compra de equipos, ingeniería, etc. Para la compra de los equipos se gastó unos US$ 95 millones. Para la construcción principal, la parte del corazón del negocio, se invirtió unos US$ 115 millones. El resto de dinero fue para almacenes, compra del domo, pago a los especialistas de montaje, entre otros.

¿Esta es la versión final de la planta?Una planta de cemento nunca se termina de construir. En setiembre u octubre estamos terminando la construcción al 99.9% y ese 1% ya son cosas menores. Son mejoras en la planta. Eso es un proceso común en todas las plantas de cemento.

¿Puede nombrar uno o dos hitos en el proceso de construcción de la planta?Hicimos una mejora, un cuestionamiento al diseño base que nos trajeron Tyssen Group sobre el depósito del clínker. Finalmente discutiendo con gente que trabaja en cemento y proyectistas hicimos un cambio a la manera de manejar el clínker que me cuestionaron. Logramos convencerlos y así fue. Justo un ingeniero de Vietnam apoyó mi idea y dijo que sí funcionaba.

¿Lo calificaría como una innovación?Fue un tema de innovación del cual me siento muy satisfecho, sobre todo con un objetivo de innovar a partir de un cuestionamiento. Eso es el ser ingeniero, que innovamos cuestionando.

Operación bajo el sol

La planta que está ubicada a 10 minutos en bus de la ciudad, en el kilómetro 3 de la carretera que conecta Piura con Paita, ocupa 53 hectáreas. Se ubica en medio de una zona árida, con remolinos de tierra muerta y una temperatura no menor a los 29 grados. Aquí Alfredo se pasea diariamente alrededor del terreno. Su más de metro ochenta se destaca entre sus colegas.

Durante el día, en la obra trabajan unas 1,600 personas, incluyendo mujeres, cuyas labores están centradas en la vigilancia, otras más atrevidas o quizá más entrenadas manejan vehículos de material pesado.

Cuando cae la noche, las tareas no cesan. Al menos 300 trabajadores ingresan en ese turno para continuar con los quehaceres de la construcción que terminarían entre setiembre y octubre de este año.

Alfredo comenta que no hay mucha diferencia entre la producción de cemento en la antigua planta en Pacasmayo con la nueva. No obstante, precisa que lo peculiar es que en la planta Piura se está mejorando la producción del cemento para que así compita con otros materiales de construcción.

"El cemento, de lejos es el material de construcción más barato del mundo cuya materia prima existe en todo el mundo, que es la caliza y es menos contaminante", manifestó.

¿Cuántas bolsas de cemento puede hacer esta nueva planta a comparación de la otra?Es similar a la planta de Pacasmayo. Son capacidades instaladas que pueden irse modificando en el tiempo. Esta es una planta para una producción de 1'600,000 toneladas de cemento al año en ambas plantas.

¿Cuáles son las mejoras tecnológicas en la producción?Las mejoras tecnológicas van al menor consumo de energía. El precalentador, que es una torre de 120 metros de alto, son edificios que hacen ahorrar energía de calentamiento para hacer el clínker. Así se hace un menor de energía en kilovatios por tonelada de cemento producido.

¿Hay un mejor uso de los materiales?Otro de los grandes avances que tiene la fabricación de cemento es el uso de adicionado. Ya no solo se usa caliza, sino se empieza por un uso de adicionado de escoria y puzolanas. Es decir, basuras industriales que tienen propiedades que actúan sobre el cemento y que producen un cemento de mejor calidad.

¿Cuál es la diferencia tecnológica a nivel de fábrica?Esta fábrica se hizo desde cero, lo cual permitió mejorar el proceso a diferencia de otras en el Perú u otro sitio del mundo, que donde se realizan ampliaciones sobre lo hecho. En el Perú, hace 45 años que se hace una fábrica partiendo de cero.

¿Y eso qué permite?Eso hace que la construcción tenga una lógica de funcionamiento. Acá hay un circuito de materiales que entra por un lado y sale por el otro. No hay una mezcla de materiales o de productos en el camino. Eso lo que tienen las plantas más antiguas. Eso permite mejores controles, optimizar procesos y un control de calidad más eficiente.

¿Y alguna que trate del cuidado del medio ambiente?Lo que diferencia de la otra planta es también el control ambiental. Las naves de materia prima y el domo tienen el objetivo de polución cero.

Desde el punto de vista tecnológico, hay algo adicional. ¿qué tiene esta planta que no tiene la antigua?Sí, el proceso de acumulación y recojo de material. Hay unas tres grandes naves que tienen equipos muy grandes que reparten el material, otros equipos de material que lo van llevando por fajas. Esta es la primera vez que hay este tipo de equipos. En la otra hay equipos muy chicos. No del tamaño de aquí.

¿De dónde son los equipos?De diversas partes del mundo como China, Vietnam, España y México.

¿Cómo se manejó el tema de seguridad en la planta?En el , y no solo en Cementos Pacasmayo, el tema de seguridad es sumamente importante. Estamos alrededor de 5 millones de horas hombres consumidas sin ningún accidente mortal. Hemos tenido solo un accidente grave de un operador que tuvo una imprudencia. Se electrocutó pero pudo recuperarse. Nuestro objetivo es cero accidentes y eso es hacia donde trabajamos.

La planta y el medio ambiente en el futuroEn la planta de Piura destaca el domo que domina el espacio de la planta. Esta innovación, que no la tiene su par de Pacasmayo, sirve para el cuidado del medio ambiente. Precisamente para lograr una polución cero, afirma Alfredo Romero.

El domo se levanta sobre un terreno de siete hectáreas. Es decir, del tamaño de la cancha del Estadio Nacional. Además, está cubierto por una lona tensada, plastificada y resistente a los rayos ultravioleta. Si bien, hasta hoy no está totalmente terminado, el ingeniero indicó que en una semana más se finiquitará.

"Es un diseño netamente nacional. Lo diseñaron, fabricaron y lo montaron. Es el domo más grande el Perú y el segundo en tamaño de Sudamérica. Tiene 125 metros de diámetro y 38 metros de alto", sostuvo.

¿Y piensan reforestar la zona?Así es. Estamos reforestando todo el perímetro de la planta. También estamos utilizando una especie nativa de África para que pueda usar agua salobre que vamos a recuperar del proceso de ósmosis para no eliminarla. Esa agua la vamos a utilizar para el río.

¿El proceso de producción de cemento necesita agua?Se usa agua en la zona de molinos. No se utiliza mucha con el carbón. Esta agua la sacamos del subsuelo, la tenemos que desalinizar. La usamos en riego, para lo cual estamos colocando especies que resistan agua con altos contenidos de sales y también reponer como 1,500 especies dentro de la construcción. Mi visión de futuro es que esta planta esté en medio de un bosque.

¿Qué tiene esta planta que no tienen otras en términos de eficiencia?Conforme la tecnología y los equipos avanzan, se vuelven más eficientes. Por ejemplo, los molinos y los hornos consumen menos energía y sobre eso se les va incluyendo materiales que son subproductos industriales. En caso de la escoria, es un subproducto industrial de un alto horno, que es una basura. Antes lo botaban, ahora se incorpora al cemento y lo venden. La energía que consume ya es mínima.

¿Qué energía va a utilizar esta planta?Está preparada para tres tipos: gas, diésel y carbón.

CIFRAS Y DATOSProducción. La planta tendrá una producción de 3,000 toneladas de cementos al día.Abastecimiento. La nueva planta de Piura permitirá a la compañía suministrar bolsas de cemento al mercado norte y la selva peruana, con mucha demanda de autoconstrucción y estructura.Incremento. Esta megaconstrucción incrementará un 50% la capacidad de la producción actual de Cementos Pacasmayo.Récord. La planta llegó hasta los 400 millones de horas sin accidentes de trabajadores. Es la séptima que se construye en el Perú.