ENTREVISTALuis Montoya, presidente de bebidas de Pepsico para América Latina

GONZALO CARRANZAeditor@revistag.com.pe

¿Cómo traducen las tendencias regionales en la operación de Pepsico en el Perú?Aquí vivimos una situación "sui generis", pues hace 10 años el país tenía los refrescos más caros de América Latina. Pero, en cinco años, pasó a tener los más baratos, incluso más que Haití. La categoría se llegó a duplicar en tamaño, pero la rentabilidad se mantuvo plana. Recién ahora la categoría está teniendo un poquito más de solidez. Teníamos la meta de la empresa número dos del mercado, y eso ya se hizo. Reconstruir el negocio de Pepsi fue una de las prioridades en Lima y estoy bastante contento con el resultado.

¿Hay alguna experiencia de Pepsi en el mundo que tuviera que hacer eso antes?El negocio del El Salvador lo agarramos en el año 2001 o 2002, teníamos el 2% o 3% del mercado de colas; ahora tenemos más del 25% de ese mercado. El truco, y lo que se vuelve más difícil, es que al principio hay ciertas cosas que debes entender, hay una parte analítica y otra parte que es arte, y es muy grande. Antes se identificaba el modelo y se replicaba; ahora identifico el modelo y también cómo adecuarlo a ciertas realidades.

¿Cómo funciona la comunicación entre el equipo de Pepsico de América Latina y la directiva global?Estamos viviendo en un mundo de cambio y en todos los cambios organizacionales estás trabajando con problemas humanos, de gente, de expectativas y hasta de cuotas de poder. Aunque sabemos que buscamos estructuras perfectas que nunca encontraremos, seguimos en constante evolución. Tú, como individuo, si no adoptas o construyes una flexibilidad en ti mismo, estás muerto para una carrera ejecutiva exitosa.

¿Y cómo es su relación con las gerencias de otros países?Tratamos de movernos con velocidad y sacar nuevos productos o cambios de imagen o campañas lo más rápido posible. Con Gatorade, en EE.UU., se lanzó el tema de "G Series", que es un cambio que antes de fin de año estará en toda América Latina. Cuando cambiamos el logo en EE.UU., esta región lo experimentó solo seis meses después, pero en otras partes del mundo todavía no llega. Hay ciertas cosas en las que vamos a la velocidad del rayo.

En esa velocidad, ¿su trabajo es ayudar a los gerentes de cada país a pisar el acelerador u orientarlos a cómo van manejando la palanca de cambios?A manejar la palanca de cambios. Las organizaciones exitosas son las que manejan el "y" contra el "o". Son las que crecen en participación de mercado, las que crecen en sus volúmenes o ingresos. Crece su rentabilidad y su gente. Es complicado pero a eso tenemos que apuntar.

¿Qué cosas hace hoy Pepsico en el mundo que no hacía hace cinco años?Ahora estamos en Facebook y Twitter. Tenemos un "cuarto de guerra", donde podemos ver los comentarios de la marca casi instantáneamente. Antes no hacíamos campañas exclusivas para las redes, pero ahora tenemos casos donde esa estrategia, sin siquiera utilizar televisión, ha tenido excelentes resultados. Ese tipo de cosas son las que estamos explorando.