La canadiense registró su peor semana en la BVL en más de cuatro años, por la oposición de la comunidad de Kañaris al .

Las acciones bajaron 6.3% a 45 centavos, acumulando un retroceso de 25% desde el 11 de enero, su caída más empinada desde noviembre del 2008.

La compañía había reanudado la perforación exploratoria el 3 de enero luego de alcanzar un acuerdo con la comunidad, cuyas protestas por los derechos de propiedad de la tierra retrasaron el proyecto de US$ 1.5 mil millones durante un año.

"Los inversionistas no saben qué creer porque no se conoce quién lidera la comunidad", observó Jorge Ramírez, analista de Kallpa Securities SAB."Alguien tiene que salir enfrente y esclarecer la situación. Las cosas parecen estar de vuelta al punto de partida", añadió.